AFP. 17 junio
El funeral de Walter Luebcke tuvo lugar el 13 de junio del 2019 en la ciudad de Kassel, Alemania.
El funeral de Walter Luebcke tuvo lugar el 13 de junio del 2019 en la ciudad de Kassel, Alemania.

Berlín. La Fiscalía Federal alemana, competente en materia de terrorismo, indicó este lunes que el asesinato de un político local proinmigración estaba muy probablemente vinculado con la “extrema derecha”.

“En el estado actual de las investigaciones, partimos de la base que nos enfrentamos con un vínculo con la extrema derecha” para explicar la motivación del asesinato de Walter Lürbcke que conmovió al país, indicó la Fiscalía en un comunicado, en el cual habló de la sospecha de un “atentado político”.

Lüebcke, presidente del consejo regional de Kassel (centro), miembro del partido de centro-derecha de la canciller Ángela Merkel, fue asesinado el fin de semana. Poco después un hombre de 45 años, identificado como Stefan E., fue arrestado como sospechoso de estar involucrado en el crimen sobre la base de análisis de ADN.

En declaraciones en Berlín tras un encuentro con sindicatos, Merkel calificó a la noticia de "deprimente". "Espero que pronto podamos aclarar por completo" este caso, agregó.

La Fiscalía Federal de Karlsruhe, que se especializa en casos de terrorismo o de delincuencia organizada, se apoya para sostener su hipótesis en el pasado del sospechoso, cercano al movimiento neonazi y ya condenado por hechos de violenta, entre ellos con un hogar para migrantes.

Los investigadores intentan precisar si hubo cómplices, pero por el momento “ningún elemento muestra que el sospechoso haya podido” actuar como parte de un “grupúsculo de extrema derecha” formado con ese objetivo.

Lüebcke, de 65 años, fue encontrado muerto el 2 de junio en la terraza de su casa en Wolfhagen, un suburbio de Kassel. Le habían disparado a corta distancia y yacía en un charco de sangre, según la Policía.

En octubre del 2015, tras la decisión de Ángela Merkel de abrir las fronteras a varios cientos de miles de iraquíes y sirios, defendió los derechos de los refugiados, atrayéndose la ira de la extrema derecha.

"Debes defender los valores. Y cualquiera que no represente estos valores puede abandonar el país en cualquier momento si no está de acuerdo. Es la libertad de cada alemán", dijo en una reunión pública.

Huella extremista

Antes de que la Fiscalía lo vinculase a la extrema derecha, varios medios de comunicación alemanes ya habían señalado que el detenido prevenía de ese sector.

En el 2009, fue detenido junto a otros 400 militantes neonazis por atacar el 1.º de mayo en Dortmund a una manifestación de la Federación Alemana de Sindicatos (DBG), explicó el medio Der Spiegel en su página web. Fue condenado a 7 meses de cárcel.

El semanario afirmó que tuvo otros encontronazos con la Policía, por otros hechos de violencia y por posesión de armas.

Walter Lüebcke era el jefe administrativo de la ciudad de Kassel, Alemania.
Walter Lüebcke era el jefe administrativo de la ciudad de Kassel, Alemania.

Si se confirma la motivación política, sería el primer asesinato de esta naturaleza desde los atentados de la Facción del Ejército Rojo, desde los años 70. En 1981, este grupo de extrema izquierda asesinó a un ministro regional de Economía, miembro del partido liberal FDP.

También sería el primer homicidio en Alemania de un funcionario electo motivado por ideas de ultraderecha desde la Segunda Guerra Mundial.

En el Reino Unido, una diputada laborista fue apuñalada mortalmente en el 2016 por un simpatizante de ultraderecha.

Varios partidos solicitaron el lunes la convocatoria de una sesión especial del Parlamento para saber si la extrema derecha está relacionada con el asesinato.

Durante 10 años, Lüebcke dirigió una autoridad administrativa intermedia entre el Estado federado de Hesse y sus municipios. También fue miembro del Parlamento regional.

En octubre del 2015, tras la decisión de Ángela Merkel de abrir las fronteras a varios cientos de miles de iraquíes y sirios, defendió los derechos de los refugiados, atrayendo la ira de la extrema derecha y amenazas de muerte.

El jefe de Gobierno de Hesse, Volker Bouffier, habló durante las exequias del jefe administrativo de Kassel, Walter Lüebcke, el 13 de junio del 2019.
El jefe de Gobierno de Hesse, Volker Bouffier, habló durante las exequias del jefe administrativo de Kassel, Walter Lüebcke, el 13 de junio del 2019.

Los homenajes y artículos dedicados a su muerte han provocado una avalancha de comentarios en las redes sociales, muchos de ellos congratulándose por el asesinato.

Un internauta se alegró de la muerte de “este traidor” y otro advirtió: “Esto es lo que les pasará a Merkel y a los demás”.