Roy Barrantes. 6 agosto, 2018

El pasado sábado en Venezuela se celebró el 81 aniversario de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) con un desfile sobre la avenida Bolívar de Caracas. El presidente Nicolás Maduro estaba dando su discurso de cierre, pero no pudo concluir su intervención.

Un ataque con drones explosivos, según la versión estatal, obligó a que el mandatario desalojara el lugar para proteger su vida.

La oposición a Maduro duda de que el “atentado” fuera real, mientras que el líder bolivariano culpó al presidente colombiano Juan Manuel Santos por lo ocurrido.

Los hechos

El ataque sucedió a las 5:41 p. m. y fue transmitido por televisión. Las tomas muestran cómo en medio discurso presidencial las personas empiezan a asustarse y a reaccionar ante las explosiones de unos drones (aunque no se aprecian en las imágenes). Incluso las fuerzas armadas rompen el orden y corren en diferentes direcciones.

Según el gobierno de Maduro, en el ataque se emplearon tres drones cargados con explosivos remotos C4. Uno volaba frente a la tarima del presidente, otro a la derecha y el último detrás de la tarima. Los drones fueron abatidos por francotiradores y siete personas resultaron heridas por las explosiones.

(Video) Maduro sale ileso de 'atentado con explosivos' en evento militar

Diferentes medios de comunicación, como la agencia AP, cuestionaron que las explosiones vinieran de los drones e informaron que provenían de un tanque de gas ubicado en un edificio cercano, versión que provocó que se empezara a hablar de que el ataque era un montaje.

Además, horas después de los hechos la periodista Patricia Poleo presentó unos archivos titulados Operación Fénix donde diferentes oficiales del ejército se adjudican los hechos y aseguran que forman parte de una lucha emancipadora para sacar a Nicolás Maduro del poder.

Sin embargo, el grupo paramilitar Soldados de Franelas (movimiento opositor a Maduro) se responsabilizó de los hechos en sus redes sociales.

La reacción de Maduro

Horas después del ataque, en televisión nacional, Nicolás Maduro ofreció un discurso donde se refirió al ataque. El mandatario venezolano fue enfático y declaró que: “Han intentado asesinarme el día de hoy” y aseguró que el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, estaba detrás del intento de asesinato.

El gobierno colombiano negó cualquier participación y condenó los señalamientos.

Maduro también mencionó que la “ultraderecha” de Venezuela y Colombia habían participado en el ataque.

Movimiento de las fuerzas militares después de la supuesta explosión. Foto: AFP
Movimiento de las fuerzas militares después de la supuesta explosión. Foto: AFP

Por su parte, la Fiscalía venezolana prometió este lunes actuar para “extirpar” conspiraciones contra Nicolás Maduro y anunció que hay seis personas detenidas por el caso.

Desacuerdos con la versión oficial

Para la oposición, la versión oficialista no es muy convincente, al punto de asegurar que todo fue un montaje orquestado por el gobierno de Maduro. Por ejemplo, el Frente Amplio Venezuela Libre cuestionó la veracidad de los hechos y advirtió que podría tratarse de una estrategia para desviar la atención de la crisis social y económica que sufre Venezuela.

Además, testimonios de personas que estuvieron en el lugar hacen dudar aún más de lo sucedido.

El diario El País de España informó que un militar, que se encontraba a cinco metros de Maduro, aseguró que no escuchó ningún disparo de francotirador. AP, por su parte, informó que varios oficiales del cuerpo de bomberos mencionaron que las explosiones correspondieron al estallido de un tanque de gas en un apartamento cercano.