AFP. 14 noviembre, 2018
La primera ministra británica, Theresa May, informó -en la residencia oficial de 10 Downing Street- del acuerdo de su gabinete sobre el 'brexit'.

Londres. La jefa del Gobierno británico, Theresa May, logró el miércoles, contra las expectativas de muchos, que su dividido consejo de ministros aprobase el controvertido acuerdo de brexit alcanzado con Bruselas, que costó dos años de negociaciones y recibió duras críticas en el Parlamento.

La noche había caído en Londres, cuando una sonriente Theresa May salió por la célebre puerta del número 10 de Downing Street, donde se encuentran sus oficinas, al término de una frenética reunión de cinco horas.

“La decisión colectiva del gabinete es que el gobierno debe apoyar el proyecto de acuerdo”, dijo a los periodistas. “Esta es una etapa decisiva que nos permite seguir adelante y finalizar el acuerdo en los próximos días”, agregó.

Los mercados respiraron aliviados y, después de haber fluctuado mucho durante el día, la libra subió por la noche hasta $1,3058.

El texto, de 585 páginas, debe aún ser aprobado por los líderes de los otros 27 países de la Unión Europea (UE).

Por la mañana, el primer ministro irlandés, Leo Varadkar, había afirmando que si el documento obtenía el aval del ejecutivo británico “probablemente haya un consejo europeo el 25 de noviembre”.

En rueda de prensa en Bruselas, el negociador europeo del brexit, Michel Barnier, subrayó que Reino Unido y la Unión Europea realizaron “progresos decisivos” en su acuerdo de divorcio y urgió a ambas partes a asumir ahora su “responsabilidad” para que sea ratificado sin dificultades.

Tras convencer a un gabinete muy dividido sobre el abandono de la UE, por el cual ministros euroescépticos y proeuropeos dimitieron en los últimos meses, May se enfrenta aún a la casi imposible tarea de obtener el respaldo del Parlamento.

May tiene una muy pequeña mayoría absoluta para la que depende del apoyo de los 10 diputados del pequeño partido unionista norirlandés DUP, contrarios a que la provincia británica de Irlanda del Norte tenga un trato diferente al resto del Reino Unido.Y se enfrenta a la rebelión de decenas de diputados conservadores partidarios de un brexit duro.

Unos 100 manifestantes convocados por grupos pro-brexit se habían reunido horas antes a las puertas de Downing Street para pedir a los ministros que rechazasen lo que consideran una “traición” al espíritu de la retirada del bloque, prevista para el próximo 29 de marzo.

“Solo queremos irnos, pero no nos escuchan”, dijo un manifestante de 70 años que no quiso dar su nombre. “Quieren que votemos otra vez, lo que nos convertiría en un hazmerreír”, agregó en referencia a la petición de los activistas proeuropeos para que haya un nuevo referendo.

Reino Unido dejará de ser miembro de la Unión Europea a partir del 29 de marzo del 2019.
Reino Unido dejará de ser miembro de la Unión Europea a partir del 29 de marzo del 2019.

“Sé que nos esperan días difíciles”, afirmó May en referencia a la avalancha de críticas tanto de los defensores de un brexit duro como de los partidarios de permanecer en la UE. “Esta es una decisión que será intensamente escrutada”, reconoció, pero “creo firmemente que es el mejor acuerdo que podía negociarse”.

Debate caliente

Por la mañana, el texto había recibido duros ataques en el Parlamento por parte de los diputados pro-Brexit del propio Partido Conservador de May, quienes acusaron a la jefa del Gobierno de haber hecho concesiones inaceptables a Bruselas.

“Lo que hemos estado negociando es un acuerdo que cumple con lo que votó el pueblo británico”, afirmó May ante la Cámara de los Comunes, donde partidarios y opositores del brexit fustigaron el proyecto.

“La primera ministra ha estado dos años negociando un mal acuerdo”, afirmó el líder de la oposición, el laborista Jeremy Corbyn.

Los británicos decidieron en un referendo el 23 de junio de 2016, con 52% de los votos, salir de la Unión Europea tras 43 años de integración.

Gabinete de Theresa May aprueba acuerdo del 'brexit'

El gabinete había aparecido recientemente muy dividido sobre la cuestión, ministros euroescépticos y proeuropeos dimitieron en los últimos meses debido al brexit y se temía que más pudiesen seguir, provocando una crisis de gobierno en uno de los momentos más críticos de la historia reciente de Reino Unido.Pero finalmente May se salió con la suya, aunque le queda aún otra difícil batalla por librar.

El mayor problema en las negociaciones entre Londres y Bruselas fue cómo evitar la reimplantación de una frontera con vigilancia policial entre la República de Irlanda –miembro de la UE– y la provincia británica de Irlanda del Norte.Ambas partes estaban de acuerdo en que una frontera dura podría amenazar el acuerdo de paz de 1998 que puso fin a 30 años de sangriento conflicto en Irlanda del Norte.

Manifestantes opuestos al 'brexit' protestaron este miércoles 14 de noviembre del 2018 en ls afueras de la Cámara de los Comunes, en Londres.

Gracias a la unión aduanera europea, las personas y las mercancías pueden circular libremente entre las dos Irlandas, lo que ha permitido reforzar los lazos intercomunitarios. Las autoridades temen que si se instaura una infraestructura aduanera en la frontera tras el brexit, esta pueda convertirse en blanco de ataques de grupos paramilitares disidentes.

El acuerdo prevé, según explicó Barnier, que mientras se busca una solución mejor, Reino Unido permanezca dentro de la unión aduanera europea e Irlanda del Norte continúe además dentro del mercado único.

La solución final pasará por la negociación de una futura relación entre Reino Unido y la Unión Europea, especialmente un eventual acuerdo de libre comercio, que debe entrar en vigor tras el final del período de transición previsto hasta el 31 de diciembre de 2020.

Si tal acuerdo no se ha alcanzado en esa fecha, la transitoriedad podría ampliarse, precisó Barnier.