AFP. 19 octubre, 2018
Esta foto de archivo sin fecha, publicada el 16 de mayo de 2010, muestra al destacado periodista saudí Jamal Khashoggi en la capital saudí, Riad. El periodista saudí, que fue visto por última vez el 2 de octubre al entrar al consulado de su país en Estambul, se exilió a sí mismo en los Estados Unidos en 2017 después de tener un enfrentamiento con el príncipe heredero Mohammed bin Salman. AFP
Esta foto de archivo sin fecha, publicada el 16 de mayo de 2010, muestra al destacado periodista saudí Jamal Khashoggi en la capital saudí, Riad. El periodista saudí, que fue visto por última vez el 2 de octubre al entrar al consulado de su país en Estambul, se exilió a sí mismo en los Estados Unidos en 2017 después de tener un enfrentamiento con el príncipe heredero Mohammed bin Salman. AFP

Dubái. El renombrado periodista saudí Jamal Khashoggi, a quien el presidente estadounidense Donald Trump considera probablemente muerto, pasó de ser alguien que conoció desde dentro a la familia real saudí a ser el detractor del todopoderoso príncipe heredero Mohamed bin Salmán.

En su última colaboración con el Washington Post, denunciaba las trabas a la libertad de prensa en el mundo árabe, y afirmaba: “Desgraciadamente, esta situación probablemente no cambiará”.

Jamal Khashoggi debía cumplir 60 años el 13 de octubre, pero el 2 entró en el consulado saudí de Ankara y no volvió a aparecer. La prensa turca asegura que Khashoggi fue torturado y salvajemente asesinado.

El periodista ha tenido una intensa carrera que lo hizo pasar en 35 años por el islam político de los Hermanos Musulmanes, la prensa saudí, los círculos dirigentes de Riad y los mayores diarios internacionales, entre ellos el Washington Post.

Khashoggi se exilió en Estados Unidos tras una ola de detenciones en septiembre de 2017 en el reino saudí. Desde entonces no ha cesado de denunciar los "excesos" del príncipe Mohamed, de 33 años, apodado MBS.

Entonces, anunció que se le prohibió publicar en el diario panárabe Al Hayat, propiedad del príncipe saudí Jaled bin Sultan al-Saud, por haber defendido a los Hermanos Musulmanes, cofradía considerada “terrorista” por Riad.

El 6 de marzo de 2018 escribió en un editorial, cofirmado por el historiador británico Robert Lacey, en el Guardian: “Por su programa de reformas, el príncipe heredero merece elogios. Pero este joven e impetuoso innovador no ha alentado ni permitido el menor debate en Arabia Saudí”.

Jefe de redacción

Jamal Khashoggi –alto, con gafas, y que portaba perilla o barba incipiente y canosa– nació el 13 de octubre de 1958 en la ciudad santa de Medina, al oeste de Arabia Saudí.

En 1982, obtuvo un diploma de gestión en la universidad de Estado de Indiana, en Estados Unidos y en sus primeros años trabajó para diarios saudíes, entre ellos Saudi Gazette y Asharq al-Awsat, y cubrió el conflicto en Afganistán.

Nunca combatió junto a los muyaidines en guerra contra los soviéticos, pero sí hizo suya su causa, financiada por la CIA estadounidense y los servicios secretos saudíes.

Khashoggi había entrevistado a Bin Laden en Afganistán y en Sudán, pero en los años 1990 se había distanciado del jefe de al-Qaeda cuando éste abogó por la violencia contra Occidente.

Más tarde, ocupó cargos de responsabilidad en diarios saudíes. Considerado demasiado progresista, en 2003, al cabo solamente de 54 días, fue obligado a dimitir como jefe de redacción del diario saudí Al Watan.

Consejero gubernamental

Sobrino del célebre traficante de armas Adnan Khashoggi, Jamal procede de una gran familia saudí, con lejanos orígenes turcos.

Durante tiempo mantuvo relaciones ambiguas con el poder saudí, pues ocupó cargos de consejero en Riad y en Washington.

El multimillonario príncipe Al Walid bin Talal, le había confiado la dirección de Alarab, gran canal de información. Pero este proyecto, que debía ser lanzado en 2015 desde Bahráin, jamás vio la luz tras una prohibición de las autoridades de Manama, cercanas a Riad.

El propio príncipe Al Walid fue detenido entre noviembre de 2017 y enero de 2018 en el hotel Ritz-Carlton de Riad con decenas de personalidades acusadas de "corrupción" por una comisión presidida por el príncipe heredero.

Desde septiembre de 2017, en una tribuna publicada por el Washington Post, Jamal Khashoggi escribía: “Cuando hablo de miedo, de intimidación, de detenciones, de humillaciones públicas de intelectuales y dirigentes religiosos, y que digo que soy de Arabia Saudí ¿están ustedes sorprendidos?”.

También criticó la implicación saudí en la guerra de Yemen o el embargo impuesto al vecino Catar, acusado por Riad de apoyar a los Hermanos Musulmanes y de cercanía con Irán.

En su última tribuna en The Washington Post, Jamal Khashoggi había elogiado a Catar, en comparación con sus vecinos que intentan “mantener el control de la información para apoyar al antiguo orden árabe”.

Jamal Khashoggi desapareció tras ingresar el 2 de octubre en el consulado de Arabia Saudí en Estambul, para efectuar trámites antes de su matrimonio con la turca, Hatice Cengiz.

Según ella, Khashoggi quería ser influyente en Washington y “la voz de los colegas que no pueden expresarse”.