AP. 30 agosto, 2018
El presidente Donald Trump durante un acto en la Casa Blanca, este jueves 30 de agosto del 2018, para anunciar una subvención para un programa de apoyo a las comunidades libres de drogas.
El presidente Donald Trump durante un acto en la Casa Blanca, este jueves 30 de agosto del 2018, para anunciar una subvención para un programa de apoyo a las comunidades libres de drogas.

Washington. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, instó esta semana a los líderes evangélicos a llamar al voto de cara a las elecciones de mitad de legislatura de noviembre, y advirtió de la “violencia” por parte de los opositores demócratas si fracasan.

Trump realizó la advertencia en una cena el lunes en la Casa Blanca a la que asistieron docenas de pastores cristianos conservadores, ministros y partidarios de su gobierno.


El mandatario hizo hincapié en lo que estaba en juego en los comicios de noviembre y aseveró que, si los demócratas ganan, “revocarán todo lo que hemos hecho y lo harán rápido y de forma violenta”, según los asistentes y un audio de sus declaraciones a puerta cerrada obtenido por varios medios, incluido The New York Times.

Trump mencionó concretamente a los que se califican como grupos antifascistas, a los que describió como “gente violenta”.


Preguntado el miércoles por qué quiso decir, Trump dijo a reporteros: “Solo espero que no haya violencia. ”Si observa lo que ocurre (...) hay mucha violencia innecesaria en todo el mundo, pero también en este país. Y yo no quiero verla”, añadió.


En la cena, Trump habló sobre los esfuerzos de su gobierno para impulsar las causas conservadoras cristianas e instó a los asistentes a hacer que su “gente” vote, e insistió en decir que esos esfuerzos podrían revertirse rápidamente.


“Solo les pido que salgan ahí y se aseguren de que toda su gente vota”, manifestó Trump de acuerdo con el Times. ”Porque si no lo hacen -el 6 de noviembre -, si no votan, vamos a tener dos años miserables y vamos a tener, francamente, un periodo muy complicado porque entonces todo queda en una elección. Están a una elección de perder todo lo que han conseguido”.


Darrell Scott, un pastor de Ohio que defiende al presidente estadounidense acudió a la cena, manifestó que interpretó las declaraciones de una forma diferente a como se publicaron en prensa.


"No fue ningún tipo de advertencia extrema (...) solo que las cosas en las que hemos estado trabajado como cuerpo de votantes se revertirán y se anularán”, indicó Scott. “Lo que estaba diciendo es que hay alguna gente violenta (...), pero no es que tengamos que preocuparnos por asesinatos en las calles y caos y anarquía”.