AFP. 31 mayo, 2018
Decenas de madres nicaragüenses participaron en una marcha de apoyo al movimiento
Decenas de madres nicaragüenses participaron en una marcha de apoyo al movimiento "Las Madres de Abril" cuyos hijos murieron en protestas desde que empezó la represión en el país. Foto: AFP

Managua. La Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) anunció este jueves que no reanudará el diálogo entre el presidente de Daniel Ortega y la oposición mientras “el pueblo siga siendo reprimido y asesinado” por “grupos cercanos al gobierno”, en choques que dejan 98 muertos desde mediados de abril.

“Los obispos de CEN condenamos todos estos actos de represión de parte de grupos cercanos al gobierno y queremos dejar claro que no se puede reanudar la mesa de diálogo nacional mientras al pueblo de Nicaragua se siga negando el derecho a manifestarse libremente y continúe siendo reprimido y asesinado”, dijo la jerarquía católica en un comunicado.

El pronunciamiento se produce tras registrarse al menos 11 muertos este miércoles en enfrentamientos entre grupos opositores y afines al Gobierno, según el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh).

Los obispos “hemos vivido con profundo dolor los acontecimientos violentos perpetrados la noche de ayer (miércoles) por grupos armados afines al Gobierno contra la población civil”, repudió el CEN.

“Condenamos enérgicamente todos estos hechos violentos en contra del ejercicio de la libre manifestación pacífica”, señalaron.

Los obispos aceptaron mediar en un diálogo entre el Gobierno y opositores representados en una alianza cívica, que está integrada por estudiantes, empresarios y la sociedad civil.

Las negociaciones buscaban resolver la grave crisis que vive Nicaragua desde que el 18 de abril iniciaron las manifestaciones antigubernamentales, que dejan 98 muertos y centenas de heridos.

Los obispos instalaron el diálogo el 16 de mayo, pero una semana después se paralizó debido a desacuerdos entre las partes sobre la agenda a discutir.