Política

Nuevo escándalo por fiesta durante confinamiento pone a Boris Johnson en problemas

En un correo electrónico filtrado a la prensa, el secretario del primer ministro, invitó a un centenar de empleados a ‘disfrutar del buen tiempo tomando unas copas con distancia social’ el 20 de mayo del 2020

Londres. El primer ministro británico, Boris Johnson, cuya popularidad no deja de caer, se vio de nuevo en aprietos este martes debido a otro escándalo por una multitudinaria fiesta en los jardines de Downing Street, en pleno confinamiento, que las autoridades aseguraron investigar.

En mayo del 2020 –dos meses después de declarado el confinamiento por el coronavirus, que llevó al propio Johnson a ser hospitalizado y dejó a 67 millones de británicos sin interacciones sociales– solo se permitía ver a una persona, al aire libre y respetando dos metros de distancia.

Sin embargo, en un correo electrónico filtrado a la prensa, el secretario particular del primer ministro, Martin Reynolds, invitó a un centenar de empleados a “disfrutar del buen tiempo tomando unas copas con distancia social” el 20 de mayo en los jardines de Downing Street.

“Traigan sus propias bebidas”, decía el mensaje, que reaviva un escándalo que el controvertido líder conservador esperaba apagado. Según varios medios, tanto él como su esposa Carrie, que poco antes había dado a luz al primer hijo de la pareja, asistieron a la fiesta.

La policía londinense “es consciente” de las acusaciones de estas “presuntas infracciones de las regulaciones de protección sanitaria en Downing Street el 20 de mayo del 2020 y está en contacto con la oficina del gabinete al respecto”, afirmó. En aquella época las autoridades multaban a quienes se saltaban las reglas y podían imputar a los reincidentes.

Sumándose a otros escándalos de corrupción y amiguismo, esta nueva revelación hizo caer más la popularidad de Johnson: 56% de los 5.391 adultos entrevistados el martes en un sondeo rápido de YouGov consideraron que el primer ministro debería dimitir, frente a 54% en diciembre tras un descubrimiento similar.

En aquella ocasión, el descubrimiento de una multitudinaria fiesta de Navidad, celebrada en diciembre del 2020 también contra las reglas, provocó la renuncia de la exportavoz y muy cercana colaboradora del primer ministro, Allegra Stratton. La prensa publicó revelaciones sobre nueve presuntas infracciones de este tipo ocurridas entre mayo y diciembre del 2020.

Esto irritó incluso a numerosos diputados del propio Partido Conservador de Johnson, un centenar de los cuales se rebeló en diciembre contra el Gobierno en una histórica votación sobre nuevas restricciones. Algunos planteaban, desde hace semanas, lanzar una moción de censura interna para hacer caer a su líder.

Johnson, que dijo en diciembre haber recibido garantías de que “siempre se respetaron las reglas”, encargó una investigación interna a la alta funcionaria Sue Gray, que aún no publicó sus resultados. Gray se limitó a referirse, con una sonrisa incómoda, cuando antes de esta nueva filtración se le preguntó sobre su presencia en los encuentros.

El martes, su vocero se negó a comentar al respecto pero afirmó que Reynolds sigue en su puesto y conserva la confianza del primer ministro. Reynolds “no solo sabía de las fiestas en Downing Street, sino que asistió. Deje de mentir al público británico. Es hora de confesar de una vez”, le urgió el líder de la oposición, el laborista Keir Starmer.

Su partido exigió una comparecencia parlamentaria para dar explicaciones, pero Johnson delegó en Michael Ellis, un miembro de segundo rango del Gobierno, que se limitó otra vez a referirse a la investigación en curso bajo los abucheos de los diputados.

Por su parte, Jonathan Evans, director del comité independiente que asesora a los primeros ministros en materia de ética, consideró que las últimas acusaciones muestran “descuido” en el respeto de las normas. “La gente se preocupa y siente que las personas a las que se paga por desempeñar funciones públicas, deberían estar a la altura”, afirmó.

Como Hannah Brady, portavoz de una asociación de familiares de víctimas de la covid-19 –enfermedad que cobró más de 150.000 vidas en el Reino Unido– se declaró “enferma” al pensar que los empleados de Downing Street “hacían una fiesta” pocos días después de la muerte de su padre, cuando ella no podría ni ver a sus allegados.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.