AFP. 6 agosto
Students of the National Autonomous University of Honduras (UNAH) demonstrate demanding the resignation of Honduran President Juan Orlando Hernandez for his alleged links with drug trafficking, in the surroundings of the Congress building in Tegucigalpa on August 6, 2019. (Photo by ORLANDO SIERRA / AFP)
Students of the National Autonomous University of Honduras (UNAH) demonstrate demanding the resignation of Honduran President Juan Orlando Hernandez for his alleged links with drug trafficking, in the surroundings of the Congress building in Tegucigalpa on August 6, 2019. (Photo by ORLANDO SIERRA / AFP)

Tegucigalpa. Miles de hondureños marcharon este martes para exigir la salida del presidente Juan Orlando Hernández, quien fue señalado en un tribunal de Nueva York por supuestos vínculos con el narcotráfico, lo cual el gobernante ha rechazado.

"Fuera JOH" (iniciales de Juan Orlando Hernández), gritaban unos 10.000 manifestantes que recorrieron el bulevar Suyapa, del este al centro de Tegucigalpa.

La marcha la convocaron trabajadores estatales de la salud y la educación, junto a partidos de oposición, por medio de videos difundidos por redes sociales.

“Exigimos la salida del dictador, elegido ilegalmente en un fraude”, dijo el dirigente magisterial Edwin Hernández.

Los partidos de oposición alegan que Hernández ganó las elecciones de noviembre del 2017 gracias a un fraude respaldado por la Embajada de Estados Unidos en Tegucigalpa.

El fiscal estadounidense Geoffrey S. Berman, quien acusó a Antonio Tony Hernández, hermano del mandatario, presentó al testigo Alexánder Ardón, quien involucró al presidente como supuesto beneficiario de $1,5 millones del narcotráfico que habría usado para la financiar la campaña electoral que le permitió ganar los comicios del 2013, según un documento de la Justicia neoyorquina.

El documento incluye también al expresidente Porfirio Pepe Lobo (2010-2014), cuyo hijo, Fabio Lobo, fue condenado a 24 años de cárcel en Nueva York por narcotráfico.

El legajo presentado por la Fiscalía ante el Distrito Sur de Nueva York afirmó que Tony Hernández le propuso a Ardón formar una asociación para tener protección de parte de Lobo y del ahora presidente Hernández “si ganaban las elecciones del 2009”.

En esos comicios, Lobo ganó la presidencia y Juan Orlando Hernández, una diputación.

Según el documento, Ardón pagó sobornos a Juan Orlando Hernández, quien compró los votos de los diputados, que lo eligieron presidente del Congreso en el periodo 2010-2014.

“Ardón posteriormente gastó aproximadamente 1,5 millones de dólares de ganancias de drogas” para la campaña que llevó a Juan Orlando Hernández al poder en 2014, a cambio de protección, indicó el texto.

El presidente Hernández rechazó los cargos y argumentó que cuenta con el respaldo de Estados Unidos por su combate al narcotráfico.

El encargado de negocios de la Embajada de Estados Unidos en Honduras, Lawrence Gumbiner, reafirmó el lunes en su cuenta de Twitter “la colaboración y cooperación entre Honduras y EE. UU”.