18 octubre, 2019
Vehículos estrellados en una calle de Culiacán, estado de Sinaloa, México, el 17 de octubre del 2019, luego de que hombres armados fuertemente armados en camiones de cuatro por cuatro libraron una intensa batalla con las fuerzas de seguridad mexicanas. Foto: AFP
Vehículos estrellados en una calle de Culiacán, estado de Sinaloa, México, el 17 de octubre del 2019, luego de que hombres armados fuertemente armados en camiones de cuatro por cuatro libraron una intensa batalla con las fuerzas de seguridad mexicanas. Foto: AFP

Culiacán. Las propias autoridades lo admitieron: las fuerzas de seguridad mexicanas abortaron un intento de capturar a uno de los hijos del narcotraficante Joaquín el Chapo Guzmán, luego de verse superados en un feroz tiroteo con pistoleros del cartel de Sinaloa que dejó al menos ocho muertos y más de 20 heridos.

La batalla que paralizó el jueves por algunas horas a Culiacán, la capital del estado de Sinaloa, fue resultado de una operación “deficiente y precipitada”, según el secretario de la Defensa, el general Luis Sandoval.

Además, el funcionario reconoció que el episodio fue producto de “una estrategia mal planeada”.

“Al verse rodeados por una fuerza mayor y todo el despliegue de agresión contra la población, y el hecho de no haber recibido oportunamente la orden de cateo, se pidió abandonar el inmueble”, explicó, por su parte, el secretario de Seguridad, Alfonso Durazo.

Se trata del tercer tiroteo en menos de una semana entre las fuerzas de seguridad y miembros del crimen organizado, lo cual ha provocado cuestionamientos sobre si realmente funciona la estrategia del presidente Andrés Manuel López Obrador para evitar el uso de la fuerza y dedicar su atención a temas sociales.

El mandatario afirmó este viernes que mantiene su idea de enfrentar la violencia a través de medios pacíficos y restó importancia a las críticas, las cuales consideró “el punto de vista de nuestros adversarios y de la prensa opositora”.

Durazo afirmó la noche del jueves que una unidad de la Guardia Nacional realizaba un "patrullaje de rutina" en un barrio del centro de Culiacán, una ciudad de 750.000 habitantes, cuando desde una vivienda fue atacada a balazos, una acción que los uniformados repelieron deteniendo a cuatro personas, entre las que se encontraba Guzmán.

Aunque este viernes las autoridades rectificaron que el operativo sí fue planeado. Durazo aseguró que grupos de la delincuencia organizada rodearon la residencia donde se encontraba detenido Guzmán “con una fuerza mayor” que la de los militares, desatando el pánico en diversos puntos de la ciudad, por lo que el gobierno mexicano optó por detener la operación.

"Si ayer salimos a dar una versión diferente fue porque contábamos con una información distinta", dijo Durazo.

"La orden de aprehensión no llegó con la oportunidad que habría sido planeada con el diseño del operativo", reconoció luego el secretario de Seguridad.

Durazo afirmó que no hubo ninguna negociación en la liberación de Guzmán, y reafirmó que el gobierno mexicano no está dispuesto a hacerlo con ningún grupo delictivo.

(Video) Presidente mexicano confirma liberación de hijo del Chapo

“El gobierno no negocia con ninguna organización delincuencial”, destacó.

Ovidio Guzmán, de 28 años, es uno de los cuatro hijos que el Chapo, preso en Estados Unidos cumpliendo una condena de por vida por narcotráfico, tuvo con Griselda López Pérez, su segunda esposa.

En días pasados, se dio a conocer una acusación contra los hermanos Joaquín, de 34 años, y Ovidio, por una conspiración para distribuir cocaína, metanfetamina y marihuana para su importación a Estados Unidos.

---------- Forwarded message --------- De: Carlos Fonseca Date: vie., 18 oct. 2019 a las 18:35 Subject: version web chapo To: Ximena Alfaro

Los hijos del Chapo dentro del cartel

Aunque Ovidio Guzmán siempre ha mantenido un perfil bajo, tiene un lugar clave dentro de la estructura criminal de Sinaloa.

FUENTE: DIARIO EL PAÍS.    || C.F. / LA NACIÓN.

Mandatario apoyó decisión

El presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que apoyó la decisión de abandonar el operativo.

"No puede valer más la captura de un delincuente que las vidas de las personas. Ellos tomaron esa decisión y yo la respaldé", manifestó durante su habitual conferencia matutina.

Esta fotografía muestra casquillos de bala en la calle después de que hombres armados fuertemente armados libraron una batalla contra las fuerzas de seguridad mexicanas en Culiacán, estado de Sinaloa, México, el 18 de octubre del 2019. Foto: AFP
Esta fotografía muestra casquillos de bala en la calle después de que hombres armados fuertemente armados libraron una batalla contra las fuerzas de seguridad mexicanas en Culiacán, estado de Sinaloa, México, el 18 de octubre del 2019. Foto: AFP

El mandatario mexicano aseguró que "de ninguna manera diría que ha fracasado nuestra estrategia (de seguridad)".

López Obrador también confirmó que la orden de aprehensión provisional contra Guzmán resulta de una solicitud con fines de extradición a Estados Unidos, recibida por el gobierno mexicano en setiembre del 2018.

Las balaceras del jueves duraron unas seis horas en varios puntos de la capital sinaloense. Las imágenes de las televisoras mostraban escenas de pánico en las calles, con hombres mascarados y fuertemente armados atacando con una lluvia ensordecedora de tiros a las fuerzas de seguridad.

Sandoval confirmó la muerte de un civil y siete soldados, además de tres policías heridos por arma de fuego. Varios vehículos de la policía local y un helicóptero también tuvieron impactos de bala.

El secretario dijo que las acciones "representaron el uso adecuado de la fuerza" y aseguró que no se rompió el estado de derecho.

Autoridades mexicanas anunciaron que se realizará una investigación de lo ocurrido.

El Chapo Guzmán, que llegó a ser considerado el narcotraficante más poderoso del mundo, se fugó en enero del 2001 de la cárcel de Puente Grande. Fue capturado de nuevo en febrero del 2014, pero 17 meses después protagonizó otra espectacular huida de un penal de máxima seguridad.

El capo fue detenido por tercera vez en enero del 2016 y un año después fue extraditado a Estados Unidos.

Tras un período de peleas internas, sus hijos han asumido control del cartel, junto con su cofundador, Ismael el Mayo Zambada.