31 agosto, 2017
El expresidente panameño Ricardo Martinelli permanece recluido en una cárcel de Estados Unidos.
El expresidente panameño Ricardo Martinelli permanece recluido en una cárcel de Estados Unidos.

Miami

Un juez federal estadounidense falló este jueves en Miami a favor de la extradición del expresidente de Panamá Ricardo Martinelli, requerido por la Justicia de su país por cargos de espionaje contra sus adversarios.

"Se ordena y aprueba que la moción del gobierno para que se certifique la extradición del presidente Martinelli sea concedida", escribió el juez federal Edwin Torres en su fallo, según muestran documentos judiciales.

La Justicia de Panamá tiene abiertas unas 200 investigaciones sobre la administración de Martinelli (2009-2014), entre ellas malversación de fondos y la creación de una enorme red de espionaje a por lo menos 150 individuos.

Ahora, el fallo de 93 páginas pasará al Departamento de Estado, que decidirá en última instancia si Martinelli debe volver a Panamá. La dependencia ha argumentado en documentos de la corte que está a favor de la extradición del exmandatario.

"Tras una cuidadosa revisión de la evidencia en el registro, estamos obligados a encontrar que la solicitud de extradición interpuesta por Panamá satisface todos los requerimientos legales", escribió Torres. "Existe evidencia suficiente para establecer una causa probable en todas las acusaciones que se le presentaron a Martinelli".

De acuerdo con la Fiscalía estadounidense, esa red de espionaje incluyó a sus aliados políticos y opositores, jueces, periodistas, empresarios, sindicalistas "e incluso a la amante de Martinelli".

También enfrenta cargos de malversar alrededor de $13 millones en fondos públicos vinculados al sistema, que estuvo en operaciones entre el 2012 y el 2014.

El exfuncionario de 65 años, quien se exilió en Miami en el 2015, fue detenido el 12 de junio en esta ciudad; específicamente en su casa en Coral Gables que, de acuerdo con diario local The Miami Herald, está valuada en $8 millones.

Desde su arresto, Martinelli ha estado recluido en una prisión federal en Miami.

El vocero del exgobernante, Luis Eduardo Camacho, dijo al canal panameño Telemetro que Martinelli apelará la decisión.

"El juez Torres está equivocado en su veredicto y como tal nos corresponde accionar frente a eso interponiendo los recursos que sean necesarios para revertir la decisión", dijo Camacho.

Los abogados de Martinelli también han anunciado que apelarán el fallo. En tanto, el expresidente tiene una petición de asilo en Estados Unidos que aún no está resuelta.

Quienes defienden al exgobernante alegaron que la actualización del tratado de extradición entre Panamá y Estados Unidos no es aplicable a su cliente, y que existe poca evidencia para respaldar las acusaciones. Afirmaron que esta imputación es una vendetta política orquestada por sus adversarios.

Aplauso a fallo. La ONG Transparencia Internacional, que monitoriza la percepción de la corrupción en el mundo, saludó la decisión del juez Torres.

"El pueblo panameño tiene que tener garantías de que el gobierno y su Corte Suprema actúan independientemente (...) para procesar a este individuo que hasta ahora ha eludido la Justicia", dijo Olga de Obaldía, directora ejecutiva del capítulo panameño de Transparencia, en un comunicado.

En tanto, en Panamá, las víctimas de los presuntos pinchazos reaccionaron en el mismo sentido.

"Espero que el señor Martinelli venga a Panamá a enfrentar la Justicia y que pague por los crímenes cometidos", expresó Mitchell Doens, exsecretario general del Partido Revolucionario Democrático (socialdemócrata).

"Esto deja al país mal parado", pero "por encima de la vergüenza que podamos estar pasando, lo más importante es que se le aplique la ley y sea condenado", consideró Doens.

Por su parte, la excandidata presidencial Balbina Herrera, a quien Martinelli derrotó en el 2009, afirmó que con la decisión judicial "salió ganando el país y la institucionalidad". "Las víctimas sentimos que se va por buen camino", añadió.

Tanto Martinelli como sus seguidores acusan al actual mandatario de mantener una "persecución política" en su contra. Varela fue aliado de Martinelli hasta que este, siendo presidente, lo cesó en el 2011 de su cargo de canciller.

Una docena de ministros del gobierno de Martinelli han estado encarcelados o tienen medidas cautelares.