Política

Futuro de Boris Johnson pende de un hilo por el ‘partygate’

Diputados conservadores esperan la publicación del informe completo o las conclusiones de Scotland Yard, que podrían tardar varias semanas, antes de decidir el destino del primer ministro

Londres. ¿Un primer ministro con los días contados? Boris Johnson sobrevivió el lunes a la publicación de un informe sobre las fiestas en Downing Street durante los confinamientos, pero su futuro depende ahora de una investigación policial que podría empujarlo a la salida.

“Fallos de liderazgo”, encuentros injustificados y excesivo consumo de alcohol en un lugar de trabajo; el líder conservador y sus colaboradores fueron objeto de duras críticas en un informe de 12 páginas redactado por la alta funcionaria Sue Gray sobre las celebraciones de Navidad, las fiestas de despedida y de cumpleaños celebradas en el 2020 y el 2021 cuando las medidas contra la covid-19 lo prohibían y que escandalizaron a los británicos.

Pero pese a esta severa llamada al orden, que obligó a Johnson a hacer un mea culpa en el Parlamento y le sometió a ataques de los diputados, incluso entre sus filas conservadoras, el primer ministro se libró de lo peor, por el momento. Únicamente se publicó una “versión” reducida del informe de Gray para no comprometer una investigación policial en curso sobre 12 de los 16 encuentros examinados.

Dando un respiro a Johnson, varios diputados conservadores esperan la publicación del informe completo o las conclusiones de Scotland Yard, que podrían tardar varias semanas, antes de decidir su destino. Su cargo probablemente esté “a salvo en el futuro inmediato”, pero “ya no tiene el control de la situación”, dijo a la AFP Simon Usherwood, profesor de política en la Open University.

Fue tal la agitación del lunes en las filas parlamentarias que Johnson se defendió durante una hora y 45 minutos. Y tuvo que posponer una llamada con el presidente ruso Vladimir Putin sobre la crisis ucraniana antes de su visita a Kiev el martes.

Esta es una crisis sin precedentes para el controvertido político que llegó al poder en julio del 2019 para consolidarse después con una contundente victoria en las urnas en diciembre, pero ahora enfrenta encuestas desastrosas y peticiones de dimisión. Las próximas semanas se anuncian arriesgadas, ya que la policía afirmó recibir más de 300 imágenes y 500 páginas de información, mientras los medios especulan sobre la posibilidad de que Johnson y su esposa Carrie sean interrogados por los agentes o multados.

Scotland Yard está investigando un encuentro organizado en el apartamento oficial de la pareja el 13 de noviembre del 2020, en la que sonó un éxito de Abba para celebrar la partida de Dominic Cummings, un poderoso asesor que desde entonces se convirtió en el archienemigo del primer ministro.

“Dada la envergadura de la investigación policial, esto le afectará mucho”, predijo Usherwood, indicando el poco entusiasmo que mostraban el martes entre ministros y diputados conservadores para acudir a su rescate mediático. Para lanzar una moción de censura interna es necesario que 54 (de 359) diputados conservadores la soliciten. Entonces, una mayoría simple sería suficiente para destituirlo, abriendo una carrera por el liderazgo de la formación y la dirección del Gobierno.

Algunos ya se manifestaron abiertamente a favor de que Johnson se vaya. “No creo que esta crisis vaya a desaparecer, y está haciendo un gran daño al partido”, declaró el diputado Andrew Mitchell a la BBC.

Pero este proceso solo puede ocurrir una vez cada doce meses, lo que lleva a los rebeldes a ser cautelosos. Sobre todo porque hay pocos candidatos a suceder a Johnson que puedan atraer a las clases trabajadoras del norte de Inglaterra antes de las elecciones locales de mayo.

“Muchos diputados probablemente piensen que debería irse, pero no están seguros de que sea el momento adecuado para pronunciarse. Así que hay una gran vacilación a actuar”, analizó el politólogo Anand Menon, del King’s College de Londres. “Una de las razones, en mi opinión, por las que sigue en el cargo es precisamente porque a los diputados no les convencen las alternativas”, añadió.

En un intento de dejar atrás el escándalo y de seducir a los rebeldes, el líder prometió cambios en la gestión de Downing Street, al tiempo que contempló tomar decisiones que complazcan en sus filas, como las relacionadas con la aplicación del Brexit y el coste de la vida. Pero esto puede no ser suficiente porque “la persona que está en la cima no cambia”, aseveró Usherwood.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.