AFP . 22 agosto

El empleado del consulado de Reino Unido en Hong Kong detenido en China desde principios de agosto fue arrestado por haber ‘contratado prostitutas’, según la prensa china, una acusación que la familia del joven rechazó este viernes.

Un activista muestra una ilustración de Simon Cheng durante una reunión afuera del edificio del Consulado General británico en Hong Kong el 21 de agosto de 2019, luego de informes de que el empleado del consulado de Hong Kong había sido detenido por las autoridades de China continental en su camino de regreso a la ciudad. Foto: AFP
Un activista muestra una ilustración de Simon Cheng durante una reunión afuera del edificio del Consulado General británico en Hong Kong el 21 de agosto de 2019, luego de informes de que el empleado del consulado de Hong Kong había sido detenido por las autoridades de China continental en su camino de regreso a la ciudad. Foto: AFP

El diario Global Times afirmó, citando a la policía de Shenzen, ciudad fronteriza con Hong Kong, que Simong Cheng fue detenido por haber frecuentado prostitutas.

La policía de Shenzen no respondió a las solicitudes de confirmación de la AFP de esta información.

La familia del empleado, de 28 años, rechazó en Facebook esta información del periódico anglófono, y denunció una acusación "totalmente inventada". "Todo el mundo debería ver que es una broma", consideró.

El gobierno chino anunció el miércoles que el empleado consular cumplía una detención de 15 días por haber infringido una ley sobre seguridad pública, pero no especificó de que se le acusaba.

La familia de Simon Cheng explicó que el joven se desplazó el 8 de agosto a Shenzen para una cita de negocios y aseguró que perdió el contacto con él cuando estaba de regreso y se disponía a pasar los controles aduaneros para ingresar en Hong Kong.

Las relaciones entre Pekín y Londres se tensaron desde el inicio, hace dos meses, de las manifestaciones en la excolonia británica, devuelta a China en 1997 mediante un acuerdo que le concedía un estatuto de semiautonomía.

El portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores chino, Geng Shuang, destacó el miércoles que el empleado no tiene nacionalidad británica, sino hongkonesa, “es decir, china”. “Por tanto, se trata exclusivamente de un asunto interno de China”, declaró el vocero.

Según el Global Times, Simon Cheng se enfrenta a una pena de 15 días de cárcel y una multa de 5.000 yuans (640 euros; 700 dólares) por los hechos de los que se le acusa.

El diario, de retórica nacionalista, afirma que la policía no contactó con la familia de Simon Cheng tras su detención a petición del joven. "Gracias al ministerio británico de Relaciones Exteriores y a los medios, que dieron demasiada importancia a este caso, ahora todo el mundo se enteró", ironizó el periódico.

Londres aseguró el jueves que buscaba “urgentemente” informaciones sobre la suerte de su empleado.