Política

Parlamento israelí inicia proceso para disolver la cámara con vistas a elecciones

En virtud de un acuerdo de partición del poder entre el primer ministro Naftali Bennett y el actual ministro de Exteriores, Yair Lapid, éste será primer ministro después de la disolución del Knéset

Jerusalén. Los parlamentarios israelíes votaron el martes en primera lectura un proyecto para disolver la cámara, una etapa clave hacia la convocatoria de elecciones anticipadas, las quintas en menos de cuatro años.

Los diputados israelíes habían aprobado el miércoles pasado, en lectura preliminar, la disolución de la Knéset (parlamento unicameral) y la convocatoria de elecciones después de que el primer ministro Naftali Bennett anunciara el fin de la heterogénea coalición en el poder desde junio del 2021.

Tras esta votación preliminar, un comité parlamentario analizó esta ley que abre la vía a elecciones anticipadas el 25 de octubre o el 1 de noviembre. Durante la madrugada el comité anunció que había terminado sus trabajos y había adoptado por “unanimidad” este proyecto de ley, que fue votado en primera lectura por la asamblea plenaria de la Knéset, con el apoyo de 53 diputados, sin oposición ni abstención.

Los diputados deben aún aprobar este texto en segunda y tercera lectura, para que el parlamento sea efectivamente disuelto.

El comité parlamentario, que agrupa a disputados de la oposición y de la coalición aún en el poder, indicó que se había llegado a un acuerdo para que las votaciones en tres lecturas queden terminadas antes del miércoles a las 11:59 p.m. (hora local)

El martes, los parlamentarios deben adoptar diferentes leyes, de ahí que tenga lugar el miércoles la votación final para disolver el parlamento y convocar nuevas elecciones. En virtud de un acuerdo de partición del poder entre Bennett y el actual ministro de Exteriores, Yair Lapid, éste será primer ministro después de la disolución del Parlamento y hasta la formación del próximo gobierno que salga de los comicios.

En junio del 2021, ambos habían sellado ella un histórico acuerdo en Israel para formar una coalición de partidos de derecha, centro, izquierda y uno árabe que terminó con doce años de gobierno de Benjamin Netanyahu.

En las últimas semanas, la coalición de Bennett sufrió varios reveses que la fragilizaron gravemente. El 6 de junio, la oposición logró una mayoría y obtuvo que no se prorrogara una normativa que prevé que a los más de 475.000 colonos de Cisjordania, territorio palestino ocupado por Israel, se les aplique la ley israelí.

Esta ley debía ser renovada antes del 30 de junio, pues en caso contrario los colonos de Cisjordania corrían el riesgo de perder su protección legal en virtud del derecho israelí. Pero la disolución del Parlamento hace que esta ley se prorrogue automáticamente.

El primer ministro saliente, Naftali Bennet, lamentó este martes la celebración de elecciones anticipadas, aunque se felicitó por los progresos realizados durante el año de su gobierno. “No estoy contento de que haya elecciones, no es algo realmente bueno para Israel (...) pero creo que en un año hemos hecho el trabajo de diez años, y me alegro por ello” dijo, durante un coloquio sobre ciberseguirdad en Tel Aviv, aludiendo a la recuperación económica y la adopción de un primer presupuesto de Estado tras tres años de crisis política.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.