AFP . 12 diciembre, 2019

El brexit tiene vía libre. El primer ministro Boris Johnson se encaminaba el viernes, según resultados preliminares, a obtener una aplastante mayoría que le permitirá cumplir su promesa de retirar al Reino Unido de la Unión Europea a finales de enero.

"Este gobierno conservador ha recibido un nuevo mandato fuerte para hacer efectivo el brexit y (...) para unir al país y llevarlo adelante", afirmó un Johnson eufórico tras el anuncio de que conservaba su propia plaza de diputado, sin la cual no podría ser reelegido primer ministro.

En el poder desde julio pero con minoría en el Parlamento, el carismático y controvertido mandatario se arriesgó a convocar comicios anticipados en diciembre, un mes oscuro y frío poco propicio a atraer a los británicos a las urnas.

Era una apuesta arriesgada... y la ganó.

Un gran sondeo a pie de urna atribuyó a su Partido Conservador 368 diputados, 50 más que en 2017, en una cámara con 650 escaños.

De confirmarse, sería la mayor victoria conservadora desde 1987. Y los primeros resultados, que llegaban con cuentagotas de madrugada, iban en esa dirección, atribuyendo a los conservadores circunscripciones tradicionalmente obreras.

Por su parte, la principal fuerza de oposición, el Partido Laborista de Jeremy Corbyn, sufría una contundente derrota con 191 diputados (-71), según el mismo sondeo.

"Esta es obviamente una noche muy decepcionante", afirmó Corbyn, anunciando que no liderará el partido en unas próximas elecciones y lanzará "una reflexión" interna.

Los independentistas escoceses del SNP llegarían en tercera posición con 55 escaños (+20). Y por detrás con 13 diputados (+1) los centristas del Partido Liberaldemócrata, cuya líder Jo Swinson, que hizo campaña prometiendo revocar el brexit, tendrá que dar un paso al lado tras perder su escaño.

Boris Johnson deberá ahora formar un gobierno. / Oli SCARFF / AFP
Boris Johnson deberá ahora formar un gobierno. / Oli SCARFF / AFP
Brexit el 31 de enero

“Esto significa que el brexit se llevará a cabo el 31 de enero”, consideraba Tony Travers, profesor de la London School of Economics.

"También significa el fin definitivo de la idea de que el brexit podía evitarse", agregaba su colega Sara Hobolt, experta en instituciones europeas.

El fin de la incertidumbre impulsó la libra esterlina, que se disparaba 2% respecto al dólar.

Decidida por referéndum con 52% de los votos en 2016, la salida británica de la Unión Europea debía haber tenido lugar en marzo de 2019.

Pero el rechazo de un parlamento fragmentado al acuerdo de divorcio negociado con Bruselas obligó a aplazarla tres veces.

Desde hace más de tres años, el tema paraliza la política británica y ha polarizado a la sociedad.

Ahora, Johnson podrá presentar la próxima semana su acuerdo de brexit al nuevo Parlamento, aunque previsiblemente no será aprobado hasta enero.

Para entrar en vigor, el texto debe también ser ratificado por el Parlamento Europeo, en nombre de los otros 27 países miembros. Sus líderes, reunidos el jueves en una cumbre en Bruselas, parecían respirar tranquilos por la certidumbre que daría este resultado.

"Una mayoría clara" es "algo que faltaba en el Reino Unido desde hace años", subrayó la ministra francesa de Asuntos Europeos, Amélie de Montchalin.

Las elecciones “más importantes”

De confirmarse el resultado del sondeo, esta sería la peor de las cuatro derrotas consecutivas de los laboristas. Es "extremadamente decepcionante", reconoció su número dos, John McDonnell, atribuyéndolo a "la fatiga del brexit". "La gente quiere terminar con esto".

Corbyn había prometido que si llegaba al poder negociaría un nuevo acuerdo con Bruselas que mantuviese estrechas relaciones entre ambas partes y lo sometería a otro referéndum junto con la posibilidad de permanecer dentro del bloque.

Una estrategia que parece haber decepcionado a muchas circunscripciones del norte de Inglaterra, bastiones laboristas pero que en 2016 votaron por poner fin a más de 45 años de pertenencia a la UE.

Durante todo el día, los británicos soportaron la lluvia y la nieve para participar en las que habían sido definidas como "las elecciones más importantes en una generación".

Y muchos lo hicieron acompañados por sus mascotas.

Con la etiqueta "#DogsAtPollingStations" ("Perros en los colegios electorales"), decenas de miles de personas publicaron en las redes sociales imágenes en las oficinas de votación con sus animales de compañía, algunos vestidos con jerseys de Navidad contra el frío.

"La indecisión me acompañó hasta el último minuto. Finalmente voté por la opción menos mala", explicó a la AFP Tippy Watson, de 53 años, sin identificar su voto.

Otros, como Colin Anderson, agente inmobiliario de 41 años, lamentaban que temas importantes como “el medio ambiente o la economía hayan quedado de lado” en esta elección dominada por el brexit.