AFP . 16 octubre

Washington. El presidente de Estados Unidos Donald Trump desató su furia el miércoles contra la líder del Congreso, Nancy Pelosi tras una reunión sobre Siria en la Casa Blanca, que la oposición interrumpió denunciando “insultos” del mandatario.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, conversa durante una conferencia de prensa después de reunirse con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en la Casa Blanca en Washington, DC, el 16 de octubre de 2019. (Photo by Brendan Smialowski / AFP)
La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, conversa durante una conferencia de prensa después de reunirse con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en la Casa Blanca en Washington, DC, el 16 de octubre de 2019. (Photo by Brendan Smialowski / AFP)

“¡Nancy Pelosi necesita ayuda pronto! O hay algo mal con su ‘piso de arriba', o simplemente no le gusta nuestro gran país", dijo por la noche en Twitter el multimillonario republicano.

"Tuvo una crisis total en la Casa Blanca. Fue muy triste verla. Recen por ella, ¡es una persona muy enferma!", añadió tras publicar una fotografía en la que Pelosi lo está apuntando con el dedo.

Nancy Pelosi, a quien Donald Trump apodó "Nancy la nerviosa", había antes acusado al presidente de haber "roto" el curso de una reunión en la Casa Blanca destinada al polémico retiro de tropas estadounidenses en el norte de Siria.

Esta fue su primera reunión oficial desde que la líder demócrata anunció el 24 de septiembre el inicio de un procedimiento de juicio político contra el presidente.

Uno de los demócratas que asistió a la reunión, el líder de la minoría en el Senado, Chuck Schumer, dijo que Trump lanzó una "desagradable diatriba" contra ellos.

"Él estaba insultando, especialmente a la presidenta del Congreso (...) la llamó política de tercera clase", dijo Schumer después de que salieron de manera abrupta de la Casa Blanca, a donde habían ido para hablar sobre la situación siria. "Ella estaba totalmente tranquila", añadió.

"No fue un diálogo, fue más bien una diatriba, una diatriba venenosa que no se basaba en hechos", añadió.

Pelosi dijo que Trump parecía "muy agitado" por un abrumador voto bipartidista que se dio más temprano el miércoles en la Cámara de Representantes para condenar el retiro de las tropas, que según los críticos, dio luz verde a Turquía para invadir el norte de Siria y atacar a la milicia kurda.

"Lo que presenciamos de parte del presidente fue una crisis. Es triste decirlo", añadió Pelosi.

El número dos de los demócratas en la cámara baja, Steny Hoyer, dijo que él y otros legisladores estaban “profundamente ofendidos” por el trato de Trump hacia Pelosi.

"He estado en muchas, muchas, muchas reuniones como esta", dijo Hoyer, "nunca había visto a un presidente tratar de manera tan irrespetuosa a un poder igual del gobierno de Estados Unidos".

Al salir más tarde de la reunión, que continuó de todos modos, el líder de la Cámara, Kevin McCarthy, dijo que fue “mucho más productiva” después de la salida de los líderes demócratas. Otros legisladores de oposición se quedaron, dijo.