AFP. 11 julio
El presidente de Francia, Emmanuel Macron (izq.), y el mandatario estadounidense, Donald Trump, conversan en la cumbre de la OTAN, en Bruselas. Foto: AFP
El presidente de Francia, Emmanuel Macron (izq.), y el mandatario estadounidense, Donald Trump, conversan en la cumbre de la OTAN, en Bruselas. Foto: AFP

Bruselas. El presidente estadounidense, Donald Trump, urgió este miércoles a sus aliados de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) a destinar un 4% de su producto interno bruto (PIB) al gasto militar, durante una reunión de trabajo en una cumbre en Bruselas, indicó la Casa Blanca.

“Durante su intervención en la cumbre de la OTAN, sugirió a los países que no solo cumplan con su compromiso de destinar el 2% de su PIB al gasto en defensa, sino que lo aumenten al 4%”, señaló la vocera de la Casa Blanca, Sarah Sanders.

Según la vocera, el mandatario de Estados Unidos, cuyo presupuesto militar alcanza el 3,5% del PIB y cuyas contribuciones directas al presupuesto de la OTAN representan el 22% del total, “quiere que nuestros aliados compartan más la carga (de la OTAN) y como mínimo cumplan con sus obligaciones”.

Sanders se refiere así al compromiso adoptado por los miembros de la organización transatlántica en la cumbre del 2014 en Gales, cuando acordaron aproximar sus presupuestos nacionales de defensa al 2% del PIB de cara al 2024.

El presidente de Bulgaria, Rumen Radev, confirmó la intervención de Trump, así como el canciller luxemburgués, Jean Asselborn.

“La mayoría de dirigentes reconoció que se debían hacer esfuerzos, pero consideró absurdo el enfoque contable” del presidente estadounidense, dijo este último a la AFP.

Además de Estados Unidos, solo Grecia (2,27%), Estonia (2,14%), Reino Unido (2,10%) y Letonia (2%) cumplen con el objetivo de Gales. Polonia, Lituania y Rumania, cuyo gasto militar oscila actualmente entre el 1,93% y el 1,98%, también podrían hacerlo en el 2018, según cifras de la OTAN.

De los 29 países de la Alianza, Alemania, la primera economía europea, es el blanco preferido de las críticas del presidente estadounidense por destinar un 1,24% de su PIB al gasto militar en el 2018.