Política

Colombia encara posible giro histórico hacia la izquierda

Paradójicamente, en Colombia todas las fuerzas piden un cambio, tras el impopular gobierno de Duque que desató un estallido social inédito

Bogotá. Gobernados siempre por conservadores o liberales de derecha y hastiados de un país en crisis, los colombianos podrían este domingo inclinarse por primera vez a la izquierda y subirse al tren de esa tendencia que vuelve a cruzar por América Latina.

El senador y exguerrillero Gustavo Petro, de 62 años y favorito en todas las encuestas, cree que puede conseguirlo el 29 de mayo, aunque los sondeos señalan que deberá disputar un balotaje el 19 de junio, en el que también lidera la intención de voto.

Su némesis, Federico Gutiérrez, de 47 años, se perfila como el rival más probable en un país polarizado como pocas veces, pero que grita cambio ante los estragos económicos de la pandemia, el repunte de la violencia, la corrupción, la desigualdad y las heridas que dejó la represión de masivas protestas.

Seis candidatos están en la baraja, pero dos son los favoritos. El outsider Rodolfo Hernández, un empresario de 77 años, se acerca a Gutiérrez según las encuestas. Petro, que por tercera vez busca la presidencia, perdió hace cuatro años con Iván Duque, que por ley no puede aspirar a la reelección.

Ese segundo lugar en el 2018 le valió un escaño en el Congreso desde donde acumuló apoyos para pelear un desquite por el gobierno del país de 50 millones de habitantes, aliado de Estados Unidos y mayor exportador de cocaína. Colombia podría así sumarse a la izquierda que gravita en la mayoría de países de Sudamérica, a excepción de Ecuador, Paraguay, Uruguay y Brasil, que en octubre se juega el posible regreso de Luiz Inácio Lula da Silva.

Paradójicamente, en Colombia todas las fuerzas piden un cambio, tras el impopular gobierno de Duque (67%) que desató un estallido social inédito. “Hay mucha frustración, mucha rabia y creo que Petro capitalizó eso”, comentó Michael Shifter, profesor de la universidad de Georgetown. La derecha en el poder llega debilitada.

Su líder natural, el expresidente Álvaro Uribe (2002-2010), antiguo protagonista electoral, está de capa caída por enredos judiciales. “Dos sentimientos resumen al votante: la necesidad de cambio por ese descontento y la desconfianza”, sostiene Jorge Restrepo, profesor de la Universidad Javeriana.

El abanico de candidatos lo completan Sergio Fajardo (5,1%), el evangélico John Milton Rodríguez (0,6%) y Enrique Gómez (0,3%). La abstención, que históricamente ha rondado el 50%, podría quebrarse.

Un nuevo duelo entre fuerzas opuestas es la expresión de un país dividido tras la firma del acuerdo de paz firmado en el 2016. El histórico pacto que desarmó a los rebeldes de las FARC “abrió un espacio para la izquierda política” que durante el conflicto armado cargó con un “fuerte estigma” por su “asociación con la guerrilla”, afirmó Elizabeth Dickinson, analista del International Crisis Group.

Duque intentó sin éxito modificar lo pactado, y casi seis años después todos los candidatos se comprometieron a seguir su implementación ante las críticas internacionales por el asesinato de 332 excombatientes y el rebrote de la violencia. Para Dickinson las elecciones responderán también a la dicotomía entre “salvar su implementación” o “sepultar el acuerdo”.

Y en la mira: una posible reanudación de las negociaciones con la guerrilla ELN. Luego de seis décadas de conflicto armado, el avance de la izquierda en el espectro electoral inquietó a un nuevo actor: la cúpula militar rompió el silencio y se volcó contra Petro.

Muy populares por su combate a las guerrillas, las fuerzas armadas se mantenían al margen de la política ceñidas a una ley que les impide votar y deliberar. Petro militó en el M-19, una guerrilla urbana que firmó la paz en 1990, antes de irse exiliado un tiempo a Europa y regresar a su país para convertirse en legislador y luego en alcalde de Bogotá (2012-2015).

Amenazas contra los candidatos y sospechas de fraude atravesaron la campaña. Bajo el fantasma del magnicidio que en el pasado frenó con balas la aspiración presidencial de cinco políticos en el siglo XX, los principales aspirantes denunciaron riesgos en su seguridad: Petro; su fórmula vicepresidencial, la ambientalista afro Francia Márquez; y Gutiérrez.

Y en la recta final, la desconfianza en el proceso electoral que tuvo un atropellado desempeño en las legislativas del 13 de marzo alentó las voces de fraude. El hecho de que la autoridad electoral “haya rechazado” la auditoria internacional sobre el software que se utilizará en el conteo, un pedido de la izquierda, “nos genera muchas dudas sobre lo que va a pasar el día domingo”, aseguró Petro este viernes en un foro virtual.

En uno de los países más desiguales del mundo y empobrecido (39%) por la pandemia, el líder de la oposición plantea una economía desmarcada del petróleo y una agenda ambiental y progresista en temas sociales. De su lado, Gutiérrez batalla para distanciarse de Duque aunque reivindica causas afines: seguridad, inversión privada, Estado austero y valores familiares tradicionales.

Intenta además asociar a Petro con el gobierno de la decaída Venezuela, cuya crisis empujó a 1,8 millones de migrantes hacia Colombia. Pero él se distancia. “Nosotros estamos muy consolidados en un segundo lugar (...), hoy estamos cercanos a un 30% (en las encuestas)” y “en segunda vuelta vamos a ganar”, se animó Gutiérrez en W Radio.

“Toda esta elección, para ser francos, es sobre Petro. Gane o pierda, el resultado será sobre él”, afirmó Dickinson. La figura de Francia Márquez (40), que podría ser la primera negra en la vicepresidencia, agita las banderas feministas y el soterrado racismo en el país. A esta contienda el centro llegó dividido y asfixiado.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.