Política

Colin Powell, un héroe de guerra atormentado por la invasión de Irak

El general de cuatro estrellas retirado y exjefe del Estado Mayor Conjunto, que sirvió a cuatro presidentes, falleció por complicaciones de la covid-19

Washington. Hijo de inmigrantes jamaiquinos, héroe de guerra y el primer negro en ser jefe de la diplomacia de Estados Unidos, Colin Powell murió este lunes a los 84 años con la “mancha” de su apoyo sin fisuras a la invasión de Irak. El general de cuatro estrellas retirado y exjefe del Estado Mayor Conjunto, que sirvió a cuatro presidentes, se ganó la reputación de ser un hombre de honor alejado de la política. Falleció por complicaciones del covid-19.

“El general Powell es un héroe americano, un ejemplo americano y una gran historia americana”, dijo George W. Bush al anunciar su nombramiento como secretario de Estado en 2000. ”En la franqueza de su discurso, su altísima integridad, su profundo respeto por nuestra democracia y su sentido del deber y el honor de soldado, Colin Powell demuestra... cualidades que le convertirán en un gran representante de todo el pueblo de este país”.

Sin embargo, le costó quitarse la espina de su discurso de febrero del 2003 ante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sobre la supuesta existencia de armas de destrucción masiva en Irak. Posteriormente se demostró que las pruebas que presentó eran falsas.

“Es una mancha... y siempre formará parte de mi historial. Fue doloroso. Ahora es doloroso”, dijo Powell en una entrevista del 2005 con ABC News. Nacido el 5 de abril de 1937 en Harlem, el “viaje americano” de Powell, como el título de su autobiografía, comenzó en Nueva York, donde creció y se licenció en geología.

También participó en el Cuerpo de Entrenamiento de Oficiales de la Reserva en la universidad. Graduado en 1958 fue nombrado segundo teniente en el Ejército y destinado a lo que entonces era Alemania Occidental. Powell realizó dos misiones en Vietnam: entre 1962 y 1963 como uno de los miles de asesores militares del entonces presidente, John F. Kennedy, y entre 1968 y 1969 para investigar la masacre de My Lai.

Fue condecorado con el Corazón Púrpura, una distinción militar que confiere el presidente de Estados Unidos, pero también tuvo que enfrentarse críticas por su informe sobre los centenares de muertes en My Lai, que para algunos descartaba cualquier acusación de delito.

“Estuve en una unidad que fue responsable de My Lai. Llegué allí después de que ocurriera My Lai”, afirmó al entrevistador Larry King en el 2004. ”Así que, en la guerra, este tipo de cosas horribles ocurren de vez en cuando, aunque siguen siendo deplorables”.

De vuelta a Washington, ascendió rápidamente hasta la cima de la seguridad nacional. Sirvió a Ronald Reagan como asesor de seguridad nacional, y a George H.W. Bush y a Bill Clinton como presidente del Estado Mayor Conjunto de 1989 a 1993.

Su experiencia en Vietnam le llevó a desarrollar la llamada “Doctrina Powell”, según la cual si Estados Unidos interviene en un conflicto extranjero, debe desplegar una fuerza abrumadora para obtener una victoria rápida. Para muchos estadounidenses, fue la cara pública de la Guerra del Golfo de 1991 contra Irak. Su reputación se disparó tras la guerra relámpago que expulsó a las fuerzas de Saddam Hussein de Kuwait.

Durante un tiempo, incluso consideró la posibilidad de presentarse a la presidencia. Pero tras retirarse del Ejército en 1993, Powell se dedicó a trabajar en favor de los jóvenes desfavorecidos como presidente de America’s Promise.

Durante un tiempo, esquivó las preguntas sobre su intención de ocupar un cargo público, hasta que George W. Bush le ofreció el cargo de secretario de Estado. “Espero que sirva de inspiración a los jóvenes afroamericanos”, manfestó Powell en la aceptación del nombramiento en el 2000. “No hay limitaciones para ustedes”, les dijo.

Sus cuatro años en como secretario de Estado (2001-2004) quedaron marcados por la decisión de invadir Irak en el 2003. De antemano, Powell buscó una política más prudente, buscando apoyos contra los halcones del gabinete de Bush mientras intentaba convencer a los aliados para que le apoyaran, todo ello sin éxito.

Empero, apoyó la invasión hasta el final de su mandato, lo que le ha valido fuertes críticas desde entonces. “Sabía que no tenía ninguna opción”, dijo Powell a The New York Times en julio del 2020. “¿Qué opción tenía? Es el presidente”.

Powell admitió que sus puntos de vista sociales liberales lo convirtieron en un compañero de viaje extraño para muchos republicanos, que a menudo usaban su figura para ejemplificar la inclusividad del partido. “Sigo siendo republicano. Asimismo, creo que el Partido Republicano me necesita más que el Partido Demócrata”, dijo a MSNBC en el 2014.

“Se puede ser republicano y seguir preocupándote por cuestiones como la inmigración y la mejora de nuestro sistema educativo y hacer algo sobre algunos de los problemas sociales que existen en nuestra sociedad y nuestro país”. Sin embargo, desde el 2008, ha apoyado a los demócratas Barack Obama, Hillary Clinton y Joe Biden en sus carreras hacia la Casa Blanca.

Powell recibió varios honores civiles, entre ellos dos veces la Medalla Presidencial de la Libertad por parte de Bush padre y Clinton. Se casó en 1962 con Alma. Tuvieron tres hijos: Michael, Linda y Annemarie.