Política

Cinco claves para entender la polémica reelección de Nicolás Maduro en Venezuela

Logró el 67,7% de los votos en una criticada contienda electoral

Nicolás Maduro fue reelecto como presidente de Venezuela en una jornada electoral cargada de polémica por su alto abstencionismo y el rechazo de su legitimidad por parte de la oposición y de diferentes países americanos.

El mandatario triunfó en las elecciones con el 67,7% de los votos emitidos, muy por encima de su mayor contrincante Henri Falcón, quien obtuvo el 21,2% de los votos.

Con esa victoria Maduro se asegura seis años más en el poder. Estas son cinco claves para entender lo que está pasando en Venezuela.

¿Cómo pasó?

Maduro logró la victoria en un proceso donde las principales figuras de la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) fueron inhabilitados para participar en las elecciones, es decir llegó con una clara ventaja a los comicios.

Su único oponente de peso fue Henri Falcón, candidato del partido Avanzada Progresista que se alejó de la decisión de la MUD de no participar en las elecciones.

La ausencia de un candidato que aglutinara el descontento opositor y una participación electoral del 46%, una cifra baja para Venezuela, dejó todo servido para el desenlace que todo el mundo esperaba: la reelección de Maduro.

¿Por qué importa?

Venezuela se encuentra en una crisis humanitaria, institucional y económica sin precedentes.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) en un informe dejó clara la situación que se avecina. El ente prevé que los precios registren un aumento de al menos un 13.000% en 2018. Además, el Producto Interno Bruto (PIB) disminuiría un 6%.

Por otra parte, la crisis humanitaria tampoco da tregua. Los problemas para acceder a alimentos, medicinas y diferentes productos de necesidad básica siguen siendo un dolor de cabeza para los venezolanos.

¿Quiénes están involucrados?

El actor principal de la obra es Nicolás Maduro, quien ha sido presidente de Venezuela desde el 2013 y lo será hasta el 2025. El mandatario, que fue el sucesor después de la muerte de Hugo Chávez, ha sido fuertemente criticado por su accionar.

Su rival, Henri Falcón, no tuvo el suficiente apoyo para darle lucha a Maduro. El político ya anunció que no reconoce los resultados y llamó a que el proceso electoral se vuelva a repetir.

Por su parte, a la MUD se le sigue complicando luchar contra el control del aparato estatal por parte del chavismo. En la elección llamó a los venezolanos a abstenerse y desconoce el triunfo de Maduro.

El contexto

Estas fueron las segundas elecciones después de la muerte de Hugo Chávez. El proceso fue fuertemente criticado por falta de transparencia y presentar múltiples irregularidades entre las que se denuncia impedimento al acceso de cobertura periodística, compra de votos y proselitismo político.

La votación es rechazada por diferentes países y organismos internacionales entre los que se encuentran Costa Rica, Argentina, Panamá, Canadá y Estados Unidos.

En Costa Rica, la cancillería anunció que no reconoce la legitimidad del proceso, en un comunicado de prensa, donde afirma que el proceso presenta falencias y faltan ciertos estándares internacionales. El comunicado afirma que “Costa Rica no reconoce la legitimidad del proceso electoral realizado este domingo 20 de mayo en la República Bolivariana de Venezuela.”

Además, diferentes figuras políticas llaman a tomar medidas fuertes contra Venezuela. La expresidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla pidió, en redes sociales a los países americanos, retirar sus embajadores de Venezuela y velar por el cumplimiento de los derechos humanos y asistencia humanitaria.

¿Qué sigue?

Maduro afrontará un nuevo mandato en Venezuela con graves problemas por resolver. En sus declaraciones, después de ganar la votación, aseguró que se va a dedicar a recuperar la economía y que propondrá un diálogo para tomar medidas concretas, sin embargo, no ofreció muchos detalles de sus planes.

Por su parte, la oposición se niega a reconocer los resultados y dialogar con Maduro no pareciera una opción.

A corto plazo, la coyuntura se vislumbra compleja, llena de conflictividad y con posiciones casi irreconciliables.