Josué Bravo. 11 julio
Carlos Alvarado, presidente de la República, recibió este miércoles en Casa Presidencial a representantes del sector pesquero. Foto: Roberto Carlos Sánchez / Presidencia
Carlos Alvarado, presidente de la República, recibió este miércoles en Casa Presidencial a representantes del sector pesquero. Foto: Roberto Carlos Sánchez / Presidencia

El presidente de la República, Carlos Alvarado, evalúa hacer cambios a la canasta básica con la finalidad de incluir productos del sector pesquero que hoy pagan el 13% del IVA.

Alvarado explicó que a raíz del diálogo abierto con los pescadores, el gobierno valora incluir algunos mariscos en la lista de productos de la canasta básica que hoy están exonerados y que, a partir de julio del 2020, pagarán el 1% del impuesto al valor agregado (IVA).

Sin embargo, el mandatario no especificó cuáles serían esos nuevos alimentos, pero aclaró que de momento se busca el sustento técnico para hacer viable el cambio sin que haya una reforma de ley.

Añadió de que hay cortes como el filete de marlin que, por definición legal, no pueden pasarse a la lista de productos de la canasta básica.

El anuncio lo hizo un día después de que se reuniera en Casa Presidencial con representantes de cámaras de pescadores, sin que hayan logrado acuerdo en la aplicación del IVA a esos productos.

Los pescadores exigen que sean incluidos en la canasta básica productos como el bolillo, la corvina y el pargo, los cuales se venden en filetes, lo que bajaría el IVA a un 1% una vez que entre a regir en el 2020.

No obstante, la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas deja claro que a la canasta básica solo entran los productos y servicios de primera necesidad que consumen las familias más pobres del país, cuya lista debe basarse en las encuestas del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC).

Con base en esa información, Hacienda sí incluyó en la canasta productos como el pescado entero, la chuleta de pescado, la cabeza de pescado y el atún en aceite sin preparaciones adicionales.

A su vez, excluyó todos los crustáceos y moluscos, lo que incluye todos los tipos de camarón, las almejas, los calamares blancos y torpedo, las choras y los cangrejos, incluyendo las jaibas. También, fueron excluidos los atunes con preparaciones adicionales

El presidente también respaldó la discusión abierta por el gobierno con la finalidad de proponer cambios en la metodología de definición de la canasta básica, para que no incluya solo criterios de consumo de las familias vulnerables, sino también de nutrición.

Se trata de la iniciativa planteada por el ministro de Agricultura y Ganadería (MAG), Renato Alvarado, la cual pretende que la canasta básica incluya, además de criterios de consumo, productos con valores de nutrición, variabilidad de oferta y la vulnerabilidad de quienes los producen.

En ese proyecto trabajan el gobierno, la Defensoría de los Habitantes, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO) y la Escuela de Nutrición de la Universidad de Costa Rica (UCR).

Una vez afinada, la iniciativa sería presentada a los diputados con la finalidad que impulsen una reforma a la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas, de acuerdo con el jerarca del MAG.

‘Hay que buscar los mecanismos’

El gobernante añadió que incluir el criterio nutricional en la canasta, “puede ser importante porque sería una forma de mejorar la salud pública, pero hay que ver los mecanismos que lo hacen posible”.

Calificó esa propuesta como “integral”, la cual se podría lograr a mediano plazo.

“Ustedes recordarán que meses atrás, cuando salió este tema, yo planteé que es algo que tenemos que revisar como país, porque los criterios de canasta básica están basado en consumo para los hogares de menores ingresos y ese es su criterio central, que es un buen criterio para protegerlos.

“No obstante, cuando profundizamos más allá y se ven los análisis, en efecto, hay términos nutricionales que no están plasmados ahí y que serían deseable”, señaló el presidente.

Lamentó que para elaborar la lista de la canasta básica no se incluya el hecho de que hogares humildes son productores y, por lo tanto, no se analiza el impacto en la aplicación del 13% del IVA.

Sin embargo, dejó claro que tampoco se puede pretender exonerar todos los productos, porque luego el país no se podrá financiar vía impuestos.

“Pero sí hay que buscar los mecanismos, pero a otro nivel más sofisticado, para proteger a las clases más humildes e incentivar el consumo más saludable y más sostenible y eso es parte de lo que ese equipo tiene que trabajar”, expuso el presidente.

El mandatario consideró que los cambios hacia un consumo de alimentos más saludables no precisamente se deben forzar a través de una ley, sino a partir programas institucionales que estén disponibles en todo el país.