Gustavo Arias Retana, AFP . 14 marzo
Vista de Plaza Mayor en Madrid este 14 de marzo. Foto: AFP.
Vista de Plaza Mayor en Madrid este 14 de marzo. Foto: AFP.

Largas filas en los supermercados, las calles vacías y mucha incertidumbre son el panorama que se vive en Madrid, España, por el impacto del coronavirus covid-19, según atestiguan varios costarricenses que se encuentran en el país europeo.

Carlos Bolívar, un sacerdote costarricenses con 21 años de vivir en la capital española, comenta que la situación se transformó de un día para otro, por la rápida expansión que está teniendo la enfermedad.

"Esto ha sido en nada, del martes a hoy (sábado) en que España ha pasado a estar en un estado de emergencia absoluta”, resume Bolívar.

El sacerdote dice que el incremento de casos y muertes está generando histeria en la población, histeria que se refleja, principalmente, en los supermercados. Donde productos como el papel higiénico y la carne se agotan a diario.

“Hay filas enormes desde que se anunció que se iban a cerrar algunos negocios. Yo fui a comprar comida y había mucha fila, la gente corría y en la zona donde estaba el papel higiéncio ya no había nada, todo mundo anda con mascarillas y guantes”, comentó el presbítero quien se encuentra confinado en su parroquia.

Natasha Cambronero, periodista que estudia en España, también vivió el mismo panorama que Bolívar en una visita al supermercado.

“Los supermercados si uno quiere papel higiénico hay que ir en la pura mañana, igual las carnes. Yo fui a medio día y ya no había nada”, narró.

Cambronero también dice que nunca había visto las calles madrileñas tan vacías y que muchas personas están abandonando la ciudad, porque sus universidades o trabajos adoptaron la modalidad virtual.

"Yo salí y no hay nadie, ni en diciembre cuando estábamos a 1 °C había tan poca gente en la calle (...). Mucha gente que no es de Madrid que vive aquí por cuestiones laborales o estudios, se fueron a otros lugares porque la universidad o el trabajo lo están haciendo de forma virtual”, agregó.

María José Otárola es otra costarricense que vive en Madrid hace tres años y medio y estudia para sumiller. Ella también reseñó el poco movimiento que hay en la ciudad.

"Han cerrado restaurantes, bares. Yo vivo al lado de Gran Vía (una de las principales avenidas comerciales de Madrid) y si es cierto que me he topado solo como a unas 10 personas”, comentó.

Todos los comercios no esenciales están cerrados. Foto: AFP.
Todos los comercios no esenciales están cerrados. Foto: AFP.
Confinamiento

España es el segundo país más golpeado de Europa por el covid-19, solo por detrás de Italia, tras haber multiplicado por 10 el número de infectados en menos de una semana.

Este sábado sumaba ya 5.753 casos y 183 muertos, según los últimos datos de las autoridades. La región de Madrid es la más afectada del país con 2.940 casos y 133 fallecidos.

El gobierno impuso un confinamiento casi total para todos sus ciudadanos, que solo podrán salir a la calle por motivos laborales o por razones de primera necesidad como comprar comida, con tal de frenar la propagación del coronavirus.

Este encierro de aplicación inmediata anunciado por el jefe de gobierno, Pedro Sánchez, se incluye entre un amplio paquete de medidas por la declaración del estado de alarma durante al menos 14 días en el país.

Los ciudadanos solo podrán circular por la calle para ir o volver del trabajo, hacer la compra, asistir a mayores, niños o personas dependientes, pasear animales domésticos y acudir a centros sanitarios o entidades financieras en casos de fuerza mayor.

“Esta circulación habrá de realizarse individualmente, salvo en las personas con dificultad de movilidad”, indicó Sánchez en su comparecencia al terminar un consejo de ministros extraordinario que se alargó más de siete horas.

El dirigente socialista había anunciado el día anterior la declaración del estado de alarma este sábado, pero sin detallar qué medidas se incluirían para frenar esta epidemia que, en menos de una semana, ha multiplicado por diez el número de contagiados.

“Las medidas que vamos a adoptar son drásticas y van a tener desgraciadamente consecuencias", advirtió Sánchez antes de detallar las decisiones tomadas por su ejecutivo.

Además de limitar la circulación de personas, el gobierno impone el cierre de todos los comercios y locales de ocio no indispensables, ratifica la suspensión de las clases ya aplicada en los últimos días y se dota de capacidad para intervenir bienes privados en sus esfuerzos contra el coronavirus.

Todos los medios civiles y militares, públicos y privados “se ponen a disposición del ministerio de Sanidad” en “todo el territorio español”, dijo el jefe de gobierno.

En un país altamente descentralizado, con las competencias sanitarias en manos de cada una de sus 17 regiones, el estado de alarma permitirá a Sánchez y sus ministros asumir la gestión de todo el territorio.

“Esta es una batalla que vamos a ganar (…) lo importante es que el precio que paguemos por esa victoria sea el mínimo”, afirmó el dirigente.

Nota del redactor: Esta información fue actualizada a las 3:10 p. m. para incluir las nuevas medidas anunciadas por el gobierno español.