Interés Humano

Miles de personas protestan en Austria contra el confinamiento y la vacunación obligatoria

El organizador de la protesta fue el partido de extrema derecha FPÖ, pero su líder, Herbert Kickl, no acudió por ser positivo al virus

Viena. Miles de personas se manifestaron este sábado en Viena, la capital austriaca, así como en otras ciudades del mundo, como Sídney, en Australia, contra las medidas sanitarias reinstauradas por los gobiernos para intentar frenar una nueva embestida de la pandemia de coronavirus.

Europa se enfrenta a una nueva ola de infecciones por covid-19, por lo que varios países han decidido reforzar las restricciones. El viernes, Austria anunció que confinará de nuevo a la población a partir del lunes y que la vacunación contra la covid-19 se tornará obligatoria en febrero. En Viena, decenas de miles de personas salieron a la calle, convocadas por el partido de extrema derecha FPÖ, aunque su líder, Herbert Kickl, no acudió por dar positivo al virus.

Con pancartas denunciando “la corona-dictadura” y eslóganes como “no a la división de la sociedad”, la multitud se reunió en el corazón de la capital austriaca, cerca de la Cancillería. La protesta se desarrolló bajo fuerte vigilancia policial, ya que las fuerzas del orden temían la llegada de hinchas violentos, militantes neonazis y del movimiento identitario, de extrema derecha.

Protestas en Australia

Del otro lado del mundo, en Australia, unas 10.000 personas se manifestaron en Sídney en rechazo a la vacunación contra la covid-19, según la Policía. En este país, la vacunación obligatoria solo se exige en algunos estados y territorios para determinados grupos profesionales. Cerca del 85% de la población australiana mayor de 16 años está totalmente vacunada.

En Melbourne también protestaron miles de personas y cerca de 2.000 acudieron a una contramanifestación, una de las primeras de este tipo desde que comenzó la pandemia.

“Todo lo que se ha hecho, se ha hecho para salvar vidas. Quiero decir, ha molestado a mucha gente y ha afectado a mucha gente, pero es una pandemia mundial. ¿Qué otra cosa podemos hacer?”, declaró a la AFP Maureen Hill.

El viernes por la noche, en Róterdam, en el suroeste de Holanda, una manifestación contra las restricciones adoptadas para frenar el virus terminó en graves disturbios.

Durante la protesta, se declararon incendios en varios lugares, se lanzaron fuegos artificiales y la policía efectuó varios disparos de advertencia. En total, 51 personas fueron detenidas y siete resultaron heridas, incluyendo policías, según las fuerzas de seguridad.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.