Interés Humano

Menores migrantes se reencuentran con sus padres al ser deportados a Guatemala

Padres comentaron que llegan a pagar hasta 150.000 quetzales (casi $20.000) para que sus hijos migren. Para ello se endeudan o algún familiar desde Estados Unidos financia la operación

Quetzaltenango. Decenas de niños y adolescentes se funden en largos abrazos con sus padres en un albergue de Quetzaltenango. Su peligroso viaje solos a Estados Unidos como migrantes acaba de terminar en fracaso tras su deportación desde México a Guatemala.








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.