Interés Humano

La tumba de Karl Marx vuelve a ser objeto de ataque por vándalos

El sitio donde descansan en Londres los restos del filósofo alemán ha sido atacado en dos ocasiones en un lapso de dos semanas

Londres. La tumba del filósofo alemán Karl Marx (1818-1883), en el cementerio de Highgate en el norte de Londres, fue vandalizada por segunda vez en dos semanas, anunció este sábado en la red Twitter la asociación que gestiona el sitio.

La inscripción: “Memorial del holocausto bolchevique - 1917 1953 - 66.000.000 muertos” fue inscrita con pintura roja en el monumento, así como “Arquitecto del genocidio - terror y opresión - asesinato en masa”. La fecha de 1917 hace referencia a la Revolución rusa, en tanto la de 1953 a la muerte de Stalin.

La parte más antigua y más frágil del monumento, una placa de mármol con los nombres de las personas enterradas allí, fue dañada, aparentemente golpeada con un instrumento metálico contundente, como ya había ocurrido el 4 de febrero.

“Los vándalos regresaron al monumento de Marx en el cementerio de Highgate. Insensato. Estúpido. Ignorante. Piense lo que sea sobre el legado de Marx pero no es esta la manera de imponer su punto de vista”, escribieron en la red social los gestionarios de la cuenta de HighgateCemeter.

También publicaron fotos mostrando los daños en el monumento.

Marx es uno de los huéspedes más conocidos del cementerio de Highgate. Irónicamente, para llegar hasta la tumba del autor del Manifiesto del Partido Comunista y azote del capitalismo, hay que pagar una entrada a este cementerio, donde también está enterrado el escritor George Eliot.

Karl Marx se mudó a Londres en 1849 y vivió en la capital británica hasta su muerte, en 1883. El filósofo y teórico alemán fue en un principio enterrado en la tumba de su esposa, en un pequeño sendero del cementerio, pero en 1956 se erigió un nuevo monumento con un busto muy grande, financiado por un fondo creado por el Partido Comunista británico, en un lugar más destacado, según explica el sitio en Internet del cementerio.

“¡Trabajadores de todos los países, uníos!”, se puede leer en el monumento, el cual ya había sido tomado como objetivo por los vándalos. El busto fue arrancado, atacado con una bomba casera en la década de 1970 y cubierto con eslóganes y pintura.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.