AFP. 2 mayo, 2018
Rashon Nelson (izquierda) y Donte Robinson, protagonistas de un incidente que puso en aprietos a la cadena de cafeterías Starbucks.
Rashon Nelson (izquierda) y Donte Robinson, protagonistas de un incidente que puso en aprietos a la cadena de cafeterías Starbucks.

Nueva York. Los dos hombres negros inocentes arrestados en un café Starbucks en Filadelfia llegaron el miércoles a acuerdos con la cadena y con el gobierno municipal, que financiará con 200.000 dólares un programa educativo para jóvenes empresarios

.La breve detención policial de Rashon Nelson y Donte Robinson el 12 de abril, cuando una gerente del café llamó a la Policía para denunciarlos mientras aguardaban a un amigo en el café sin haber consumido nada, generó indignación a través de Estados Unidos y llamados al boicot.

Las víctimas decidieron no presentar una demanda contra la ciudad, que solo les pagará un dólar a cada uno, pero destinará 200.000 dólares a un programa piloto para estudiantes de escuelas secundarias públicas que quieran convertirse en empresarios.

“Estoy satisfecho de haber resuelto las demandas potenciales contra la ciudad de esta manera productiva”, dijo el alcalde Jim Kenney en un comunicado.

“Este fue un incidente que produjo mucho dolor en nuestra ciudad, dolor que hubiera resurgido una y otra vez en un litigio que presenta riesgos legales significativos y altos costos financieros y emocionales para todos los involucrados”, añadió.

El alcalde contó que “en vez de gastar tiempo, dinero y recursos” en un juicio, Rashon Nelson y Donte Robinson “nos invitaron a colaborar con ellos en un intento por sacar algo positivo de todo esto”.

Starbucks también llegó a un acuerdo amistoso con ambos esta semana, informó la empresa este miércoles. El compromiso “incluirá un acuerdo financiero”, indicó la compañía.

El presidente de Starbucks, Kevin Johnson, pidió el mes pasado disculpas por el incidente.

El grupo anunció que sus más de 8.000 cafés en Estados Unidos cerrarán la tarde del 29 de mayo para que cerca de 175.000 empleados asistan a una formación contra el racismo y la discriminación.

El jefe de la Policía de Filadelfia también pidió perdón a las víctimas. “Erré completamente”, dijo el comisario Richard Ross, quien es negro y en un primer momento había defendido a los policías.