20 julio, 2016
La vida útil de una luminaria LED puede ser hasta 35 veces mayor que la de un bombillo tradicional.
La vida útil de una luminaria LED puede ser hasta 35 veces mayor que la de un bombillo tradicional.

Fatiga visual, migrañas, mal humor, deslumbramientos que afectan la vista provocados por el monitor de la computadora en la que se trabaja.

Estas situaciones contribuyen a disminuir la productividad de un empleado, pero pueden ser corregidas al mejorarse la iluminación de su espacio de trabajo.

Por ejemplo, para atenuar las molestias que son causadas por los monitores de los ordenadores, es necesario seleccionar y ubicar correctamente las luminarias de la oficina.

Manuel de la Fuente, ingeniero eléctrico y especialista en ingeniería de iluminación, afirma que una correcta iluminación, adaptada a cada área de trabajo, permitirá que los trabajadores se muevan con seguridad en su entorno laboral y que realicen tareas visuales con eficiencia y precisión.

Asimismo, un uso correcto de la luz puede aminorar la cantidad de accidentes laborales que se presentan, reducir el estrés y brindar un mayor confort, considera Esteban Camacho, ingeniero de proyectos de la empresa Sylvania.

En un sitio, la iluminación puede ser natural, artificial o una combinación de ambas y es necesario cuidar por igual la cantidad y la calidad, expresó de la Fuente, quien trabaja en la comisión de Fotometría e iluminación del Colegio de Ingenieros Electricistas, Mecánicos e Industriales.

¿Qué hay que tomar en cuenta?

En Costa Rica existe una norma denominada "INTE/ISO 8995-1:2016 Iluminación de los lugares de trabajo, Parte 1 Interiores". Si bien no es obligatoria, plantea los parámetros de luz de acuerdo con las características de cada zona.

Veamos un caso: en oficinas en las que los trabajadores laboran frente a una computadora, la norma recomienda un nivel de iluminancia de 500 lux y un índice de reproducción del color del 80%, con 4.100° Kelvin de temperatura de color.

La iluminancia es la unidad de medida de la cantidad de luz que incide en un espacio de trabajo y se mide en lux.

Además, cada fuente de iluminación tiene un tono distinto, que se conoce como temperatura de color y se mide en Kelvin. Así, se habla de fuentes de luz frías y fuentes de luz cálidas.

Un ejemplo de una luz cálida puede ser la luz de una vela o la luz de un bombillo incandescente. Una luz fría puede ser un fluorescente compacto.

"El tono de color blanco que tenga la fuente de luz increíblemente influye psicológicamente en las personas, es un factor por considerar. También los colores con los que están pintados los espacios de trabajo, porque eso incide en el sistema de iluminación", expresó de la Fuente.

De igual forma, existe un índice de reproducción de color, cuyo porcentaje debe adaptarse según el lugar en el que se labore.

En un sitio, la iluminación puede ser natural, artificial o una combinación de ambas y es necesario cuidar por igual la cantidad y la calidad.
En un sitio, la iluminación puede ser natural, artificial o una combinación de ambas y es necesario cuidar por igual la cantidad y la calidad.

En una fábrica en la que se empacan productos alimenticios se recomienda una iluminancia de 300 lux y un índice de reproducción de color del 80%.

En la cocina de un restaurante u hotel la iluminancia sugerida es de 500 lux, con un índice de reproducción de color del 80%.

En la industria textil, el proceso de inspección de telas requiere un nivel de iluminancia de 1.000 lux y un índice de reproducción del color del 90%.

Ahorro en factura eléctrica

La empresa Firestone, ubicada en Turrialba y que se dedica a efectuar materiales como compensadores de aire para vehículos y marsh mellow (placas de hule para vibración que se colocan en máquinas y que se usan en la industria minera y en otros campos), decidió efectuar cambios en sus luminarias en diciembre del año anterior y en enero de este año.

El objetivo era generar un ahorro energético y reducir su huella de carbono, lo cual a su vez trajo mejoras en la iluminación, dijo Joaquín Hernández, gerente general de la planta de producción.

La empresa sustituyó los fluorescentes por luces Led, dentro de ellas las del área de producción, las de las oficinas, el parqueo, la soda y los servicios sanitarios.

Firestone sustituyó los fluorescentes por luces Led.
Firestone sustituyó los fluorescentes por luces Led.

De acuerdo con información de la empresa Sylvania, que se encargó de ejecutar la variación, anteriormente las luminarias de la planta otorgaban un máximo de 138 lux de luminosidad y ahora se llega a 382 lux, de conformidad con los lineamientos de la normativa de la organización Illuminating Engineering Society of North America (Iesna).

Se estima que el ahorro energético será de un 65%, tras cumplirse un año de los ajustes realizados, según datos de Sylvania.

Con el cambio, la factura eléctrica experimentó reducciones: pasaron de consumir 207.000 kilowatts a 190.000 kilowatts mensuales.
Con el cambio, la factura eléctrica experimentó reducciones: pasaron de consumir 207.000 kilowatts a 190.000 kilowatts mensuales.

Rolando Montoya, supervisor de mantenimiento de la planta, dijo que después de que colocaron las nuevas luces algunos trabajadores percibieron que el área era más grande. Inclusive, las labores de limpieza ahora se llevan a cabo con mayor rigor, pues notan esquinas que antes no se limpiaban correctamente, ya que no había suficiente luz, contó.

Previo a los cambios, los trabajadores también manifestaban que la iluminación del parqueo era baja, pero ahora la consideran óptima.

En el área de parqueo también se mejoró la iluminación.
En el área de parqueo también se mejoró la iluminación.

Miguel Chavarría, programador de producción, dijo que se nota la diferencia y ahora al trabajar todo se ve más claro.

“Era otro mundo, refrescó demasiado la vista y aclaró todos los detalles que tal vez con otro tipo de luz no se apreciaban”, comentó el trabajador.

La factura eléctrica también experimentó cambios: pasaron de consumir 207.000 kilowatts a 190.000 kilowatts mensuales.