Interés Humano

EE. UU. anuncia campaña de vacunación de refuerzo contra la covid-19 a partir de setiembre

La tercera dosis se aplicará solo a quienes se vacunaron contra el coronavirus con Pfizer y Moderna

Washington. Las personas que se vacunaron contra el coronavirus con Pfizer y Moderna en Estados Unidos podrán recibir una tercera dosis a partir del 20 de setiembre, dijeron este miércoles autoridades sanitarias, señalando que la eficacia de la inyección disminuye “con el tiempo”.

A partir de la semana del 20 de setiembre, los vacunados podrán acceder a la tercera dosis ocho meses después de haber recibido la segunda inyección, indicó un comunicado conjunto de altos funcionarios, entre ellos la directora de los Centros de Prevención y Control de Enfermedades (CDC), Rochelle Walensky, y Janet Woodcock, directora interina de la Agencia de Medicamentos de Estados Unidos (FDA).

Esta decisión, sin embargo, depende de la autorización oficial de una dosis adicional de estas dos vacunas por parte de la Agencia Federal de Drogas y Medicamentos de Estados Unidos (FDA), se aclaró.

“Los datos disponibles muestran claramente que la protección contra la infección por Sars-CoV-2 comienza a declinar con el tiempo después de las primeras dosis de la vacuna”, añadió la nota también firmada por el asesor de la Casa Blanca sobre la pandemia, Anthony Fauci.

“Sumado al predominio de la variante delta, estamos comenzando a ver evidencia de una protección reducida contra los casos leves y moderados de la enfermedad”, se afirmó.

Peor aún, “la protección actual contra los casos graves de la enfermedad, las hospitalizaciones y la muerte podrían disminuir en los próximos meses, especialmente para las personas con mayor riesgo o las vacunadas durante la primera fase de la campaña de vacunación inicial”, advierten los expertos.

Ancianos, la prioridad

Los primeros que podrán beneficiarse de esta dosis de refuerzo serán personas alojadas en “residencias de ancianos”, “otras de edad avanzada” y “muchos profesionales de la salud”, que fueron las primeras categorías de la población en ser vacunadas en Estados Unidos.

Las primeras inyecciones de la vacuna fueron suministradas en Estados Unidos en diciembre del 2020 cuando los antivirales de Pfizer y Moderna fueron autorizados de urgencia con una semana de diferencia.

Una dosis de refuerzo también “probablemente sea necesaria” para las personas que han recibido una sola inyección de la vacuna Johnson & Johnson, aseguraron funcionarios de salud.

Sin embargo, las vacunaciones con este suero no comenzaron en Estados Unidos “hasta marzo del 2021” y se esperan datos al respecto “en las próximas semanas”. Las personas vacunadas con Johnson & Johnson son minoría en Estados Unidos (casi 14 millones).

Tras la luz verde de la FDA, las autoridades sanitarias federales también deberán validar la decisión y publicar sus recomendaciones para los profesionales encargados de administrar esta tercera dosis.

Avances

La sociedad farmacéutica Pfizer/BioNTech anunció el lunes que había presentado datos iniciales a la FDA que mostraban los beneficios de una tercera dosis para la protección inmunológica.

También señaló que enviarán “rápidamente” resultados más completos a la agencia federal.

Moderna también está probando varias versiones de una dosis de refuerzo en ensayos clínicos, con resultados preliminares positivos.

Estados Unidos originalmente ordenó 300 millones de dosis de las vacunas de Pfizer y Moderna, pero recientemente compró 200 millones de dosis adicionales de cada una, lo suficiente para llevar a cabo esta campaña.

Casi el 60% de la población estadounidense, o más de 198 millones de personas, ya ha recibido al menos una dosis de la vacuna.

Estados Unidos ya había autorizado la semana pasada una dosis adicional de la vacuna elaborada en base a la tecnología pionera de ARN mensajero (la de Pfizer o Moderna) para ciertas personas inmunodeprimidas.

La tecnología del ARN mensajero funciona dando a las células humanas las instrucciones genéticas para producir una proteína de superficie del coronavirus, que entrena al sistema inmunológico para cuando se encuentre con el virus real.