AFP. 19 julio
El lanzamiento de la sonda Esperanza fue visto en una pantalla en el Centro Espacial Mohammed Bin Rashid en Dubái, este domingo 19 de julio del 2020. AFP
El lanzamiento de la sonda Esperanza fue visto en una pantalla en el Centro Espacial Mohammed Bin Rashid en Dubái, este domingo 19 de julio del 2020. AFP

Tokio. La sonda emiratí Al Amal (Esperanza), primera misión espacial árabe hacia el planeta Marte, despegó este lunes desde el centro espacial de Tanegashima (suroeste de Japón), después de que su lanzamiento fuera aplazado dos veces la semana pasada a causa del mal tiempo.

“La lanzadera H-IIA número 42 que transporta la misión Esperanza hacia Marte de Emiratos [...] despegó a las 6:58 y 14 segundos hora japonesa” (3:58 p.m. del domingo en Costa Rica), según un comunicado de Mitsubishi Heavy Industries, la empresa japonesa encargada del lanzamiento de la sonda, que fue retransmitido en línea en directo.

Cinco minutos después del despegue, el cohete que transportaba la sonda expulsó sus primeros propulsores y respetaba la trayectoria prevista.

Sarah al Amiri, directora adjunta del proyecto y ministra de Tecnologías Avanzadas de Emiratos, manifestó su "sensación indescriptible" durante el despegue. "Es el futuro de Emiratos Árabes Unidos", declaró a la cadena Dubai TV desde el centro de lanzamiento japonés.

El aparato espacial, no habitado, debería empezar a orbitar en torno a Marte para febrero del 2021, marcando el 50.º aniversario de la unificación de los siete principados que forman los Emiratos Árabes Unidos.

Una vez en el lugar, la sonda debe darle la vuelta al Planeta Rojo durante todo el año marciano, de 687 días terrestres. El objetivo es aportar una imagen completa e inédita de la dinámica del tiempo en la atmósfera de ese cuerpo.

Al programa emiratí le seguirán otras misiones no habitadas, una china y otra estadounidense, que partirán próximamente hacia el Planeta Rojo.

Más conocido por sus inmensas reservas de petróleo y gas natural, sus rascacielos y el gusto por el lujo, Emiratos Árabes Unidos aspira a convertirse en un actor destacado en el campo de la ciencia y la tecnología.

En setiembre del 2019, Haza al Mansuri fue el primer emiratí en ser enviado al espacio a bordo de un cohete Soyuz y el primer ciudadano árabe en permanecer en la Estación Espacial Internacional (ISS).

Colonia en Marte

Las ambiciones del país van aún más lejos: planea construir una colonia humana en Marte antes de que pase un siglo.

Mientras tanto, tiene previsto crear una "ciudad científica" en el desierto, en las afueras de Dubái, para simular las condiciones marcianas y desarrollar la tecnología necesaria para colonizar el planeta.

Fundado en el 2006 en Dubái, el Centro Espacial Mohamed Bin Rashid (MBRSC) fue la punta de lanza del proyecto Al Amal, en el que participaron 450 personas, más de la mitad de las cuales son emiratíes.

Pero, de momento, Emiratos Árabes Unidos no tiene ninguna base de lanzamiento, por lo que tuvo que recurrir al centro nipón de Tangashima y a la lanzadera de Mitsubishi Heavy Industries (MHI).

Expectación en el Centro Espacial Mohammed Bin Rashid en Dubái, este domingo 19 de julio del 2020, poco antes del despegue de la sonda Esperanza. AFP
Expectación en el Centro Espacial Mohammed Bin Rashid en Dubái, este domingo 19 de julio del 2020, poco antes del despegue de la sonda Esperanza. AFP

En el 2018, un cohete similar de MHI puso en órbita el primer satélite diseñado por Emiratos, KhalifaSat.

Hasta la fecha, solo Estados Unidos, India, Rusia y la Agencia Espacial Europea consiguieron colocar con éxito sondas en torno a Marte.

Solo los estadounidenses lograron hacer posar en el planeta robots intactos: cuatro aparatos fijos y cuatro móviles llamados rovers (Pathfinder, Spirit, Opportunity y Curiosity, el único que sigue en activo).

Estados Unidos prevé hacer despegar este verano su rover marciano más sofisticado, Perseverence, que intentará desenterrar pruebas de que hace 3.500 millones de años había microbios viviendo en Marte.

Por su parte, China lanzará este mes una sonda y un pequeño robot teledirigido hacia Marte, en el marco de la misión Tianwen-1.