Interés Humano

Al menos un muerto y 70 desaparecidos en mina de jade en Birmania

Unos 200 socorristas están trabajando en la recuperación de cuerpos

Rangún. Al menos una persona murió y 70 están desaparecidas tras un deslizamiento de tierra este miércoles en una mina de jade en el norte de Birmania, informó un integrante del equipo de rescate.

“Alrededor de 70 a 100 personas están desaparecidas en el deslizamiento” ocurrido en la madrugada del miércoles en la mina de Hpakant en el estado de Kachin, dijo el rescatista Ko Nyi. ”Hemos enviado 25 personas heridas al hospital, mientras que hemos encontrado uno muerto”, añadió.

Unos 200 socorristas están trabajando para recuperar cuerpos, algunos en botes para buscar posibles cadáveres en un lago cercano, explicó. El periódico Kachin News dijo de su parte que unos veinte mineros murieron en el siniestro.

Según los servicios de incendios, los bomberos de Hpakant y de la localidad vecina de Lone Khin estaban participando en las operaciones de rescate, aunque no ofrecieron ningún balance de víctimas.

Decenas de personas mueren cada año trabajando en la lucrativa y pobremente regulada industria del jade en Birmania, que suele usar migrantes mal pagados para extraer esta gema muy codiciada en la vecina China.

En la pobre y remota región fronteriza de Kachin, con un paisaje lunar debido a la explotación de grandes mineros, son frecuentes los desprendimientos de tierra.

En 2020, las fuertes lluvias del monzón provocaron el peor accidente registrado de esta naturaleza, con 300 mineros engullidos por un deslizamiento en el macizo de Hpakant, el corazón de la industria birmana del jade.

El comercio de este preciosa piedra verde genera más de $30.000 millones anuales, casi la mitad del Producto Interior Bruto del país, y cada vez está más vinculado a actividades ilícitas como tráfico de drogas y armas.

Una parte muy escasa de este maná financiero termina en las arcas del Estado birmano, dado que la mayoría del jade de calidad es enviado por contrabando a China, donde la demanda de esta gema símbolo de la prosperidad es insaciable.

En cambio, este comercio genera importantes ingresos para los militares, autores de un golpe de Estado en febrero, que controlan el acceso a la región de Hpakant desde comienzos de 1990 y gestionan numerosas minas.

Otro actor ineludible en el sector es el Ejército de Independencia de Kachin, una facción rebelde en combate desde hace décadas con los militares que también busca beneficiarse de este recurso.

La lucha por hacerse con este sector se recrudeció con el golpe militar y ha atrapado a los comerciantes de jade, forzados a seguir trabajando por el Ejército pese al riesgo de ataques rebeldes.

Las esperanzas de una reforma del sector iniciadas por el gobierno de Aung San Suu Kyi quedaron truncadas por el golpe militar de febrero en este país, indicó en un informe este año la organización Global Witness.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.