AFP. 23 noviembre, 2020
Una planta de generación eléctrica a base de carbón en Shanghái, China. Este país debe optar por otras fuentes energéticas para alcanzar su meta de carbono neutral en el 2060. AFP
Una planta de generación eléctrica a base de carbón en Shanghái, China. Este país debe optar por otras fuentes energéticas para alcanzar su meta de carbono neutral en el 2060. AFP

Naciones Unidas. La desaceleración industrial a raíz de la pandemia de covid-19 no frenó el aumento récord de las concentraciones de dióxido de carbono (CO2), el gas de efecto invernadero más presente en la atmósfera, informó este lunes Naciones Unidas.

Según el boletín anual de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), una agencia de la ONU, la concentración de dióxido de carbono en la atmósfera aumentó de manera brutal en el 2019, sobrepasando el umbral de 410 partes por millón, y el alza continuó en el 2020.

"El descenso en las emisiones achacable al confinamiento no es más que un pequeño hito en una tendencia a largo plazo. Y esa curva que tenemos que aplanarla de forma constante", declaró el secretario general de la OMM, Petteri Taalas.

En el 2020, durante el periodo más importante en el que las actividades económicas estuvieron paradas, las emisiones globales diarias de CO2 llegaron a bajar un 17%, según la misma fuente.

La OMM considera complicado avanzar una estimación de la reducción anual de las emisiones en 2020 ya que no se conoce la duración y dureza de las medidas de confinamiento que se puedan tomar, aunque prevé una disminución de entre el 4,2% y el 7,5%.

Sin embargo, este descenso no significa que baje la concentración de CO2 en la atmósfera este año, porque se acumulan las emisiones pasadas con las actuales.

Crecimiento menor

En resumen, la concentración de ese gas seguirá subiendo este año, pero a un ritmo más bajo, sin sobrepasar las fluctuaciones habituales en el ciclo de carbono que se observan de un año al siguiente.

"La pandemia de coronavirus no resolverá el problema del cambio climático. No obstante, puede servir de trampolín para una campaña climática más intensa y ambiciosa que logre a la neutralidad de carbono mediante la transformación de la industria, de los sistemas energéticos y del transporte", subrayó Petteri Taalas.

Un obrero seleccionaba carbón en una mina en Datong, en la provincia china de Shanxi. Este combustible produce gran cantidad de dióxido de carbono. AFP
Un obrero seleccionaba carbón en una mina en Datong, en la provincia china de Shanxi. Este combustible produce gran cantidad de dióxido de carbono. AFP

Los gases de efecto invernadero retienen el calor en la atmósfera, lo que provoca el aumento de las temperaturas, intensifican las condiciones meteorológicas extremas, provocan el deshielo, la elevación del nivel del mar y la acidificación de los océanos, según la OMM.

Los tres peores

Los tres principales gases de efecto invernadero que permanecen en la atmósfera, el dióxido de carbono, el metano y el óxido de nitrógeno, alcanzaron niveles récord en el 2019, puntualizó.

Un gas como el dióxido de carbono, producido sobre todo por el uso de combustibles fósiles, la producción de cemento y la deforestación, se mantiene durante siglos en la atmósfera, y aún más tiempo en los océanos.

Su presencia en la atmósfera aumentó más rápido entre el 2018 y el 2019 que del 2017 al 2018, y más que la media de los últimos diez años.

“La última vez que la Tierra conoció niveles de C02 comparables fue hace unos 3 o 5 millones de años: la temperatura entonces era entre 2 y 3ºC más alta que ahora y el nivel del mar alcanzaba de 10 a 20 metros más que el actual, pero entonces no vivían en ella 7.700 millones de personas”, recordó Taalas.

En cuanto al metano, del que el 60% de las emisiones a la atmósfera proviene de actividades humanas (ganadería de rumiantes, cultivo del arroz, combustibles fósiles, vertederos...), su presencia aumentó algo más despacio entre el 2018 y el 2019 que del 2017 al 2018, pero más rápido que la media de los últimos diez años.

Por último, la concentración de óxido de nitrógeno, que es a la vez un gas invernadero y un producto que desgasta la capa de ozono, su crecimiento se mantuvo en la media de los últimos diez años. La actividad humana en la emisión de óxido de nitrógeno representa el 40% del total, sobre todo de abonos y procesos industriales.