Desastres Naturales

La ciudad nicaragüense de Bilwi vivió una ‘película de terror’ con el azote de Iota

Los habitantes salieron de sus albergues para recoger lo que el huracán no se llevó

Bilwi, Nicaragua. En Bilwi, en el Caribe nicaragüense, sus habitantes caminan desolados entre los escombros que dejó la furia del huracán Iota que acabó por destruir lo que se pudo salvar hace dos semanas tras el embate de Eta, su antecesor.

Este miércoles, cientos de vecinos salieron de sus improvisados refugios para recoger “lo que Iota no se llevó” con sus poderosos vientos y lluvias diluvianas que azotaron durante ocho horas a esa ciudad portuaria.

“Parecía que estábamos en una guerra, el sonido trepidante del viento arrancando techos, árboles y postes”, contó Édgard Ayesta, vecino. El viento arrancó el techo de su casa de concreto, ubicada a 200 metros del muelle, de Bilwi, capital de la Región Autónoma del Atlántico Norte de Nicaragua.

Las casas de madera y cinc en el barrio el Muelle, desaparecieron y en su lugar el mar dejó la resaca de suciedad, piedras, trozos de árboles y de lanchas.

“No quedó nada, el huracán se llevó todas las casas que estaban en la costa”, manifestó Esteban Moore, cuya vivienda fue arrasada por el ciclón y no sabe cómo hará para construir otra.

David Muller, vecino del barrio El Muelle, expresó que Iota “fue como una película de terror, llovía intenso y el viento golpeaba fuerte hasta que levantó parte del techo, pero la casa de concreto resistió la embestida. Hubo mucho miedo”.

Después de la borrasca

Tras el paso del meteoro quedó un cielo nublado y lluvias intermitentes e intensas. La ciudad permanecía este miércoles sin electricidad, agua e Internet, y está aislada del resto del país por vía terrestre, aérea y acuática.

Las tiendas y otros comercios cerraron y productos de alimentación básica como frijoles y arroz eran escasos. Las calles del centro de Bilwi seguían llenas de basura y árboles que derribó Eta y luego Iota, lo que dificulta el tráfico.

Los vientos huracanados y mareas que comenzaron en la tarde del lunes anunciaban la llegada de Iota con fuerza de huracán, la peor tormenta que ha tocado a Nicaragua, según registros de meteorología.

En medio del fuerte viento y lluvia torrencial que rápidamente inundó las zonas bajas de la ciudad, hubo evacuaciones de albergues que no brindaban seguridad a las personas, así como del hospital regional, cuyo techo cedió a la fuerza del viento.

El lugar donde fue trasladado el hospital también sufrió daños y los pacientes y personal médico debieron ser llevados al edificio del Consejo Regional.

El muelle de madera de Bilwi había sido dañado por Eta y reparado rápidamente para que pudiera recibir el material para reconstruir las viviendas e infraestructura de la ciudad.

Pero después del paso de Iota volvió a quedar inservible, luego de que un tercio de su longitud que se adentraba en el mar fue arrancado y lanzado varios metros sobre la costa.

Las oficinas portuarias y de la Fuerza Naval, que estaban al lado del muelle, fueron arrasadas por olas gigantescas que las destruyeron totalmente, algo que no ocurrió con Eta, según los vecinos.

Las torre de la empresa de telecomunicaciones quedó dañada y en toda la ciudad no había servicios de telefonía e Internet.

Hasta este miércoles tampoco se habían habilitado los servicios de agua y energía, la cual fue interrumpida horas antes del paso de Iota y no se pudo restablecer debido a que el huracán derribó el tendido eléctrico.

La posible formación de otro fenómeno ciclónico en el centro del mar Caribe llena de espanto a esta población que está pendiente de las noticias y redes sociales sobre su evolución.