Agencia AFP. 14 marzo

Princeton. El químico ruso que reveló por primera vez la existencia del agente nervioso Novichok dijo que solo los rusos pueden estar detrás de la utilización de esa arma química en Gran Bretaña contra un exespía y su hija.

Vil Mirzayanov, de 83 años, quien llegó a Estados Unidos en 1995 luego de trabajar durante 30 años para el Instituto Estatal de Investigación Científica de Química Orgánica y Tecnología, o GNIIOKhT.

Fue él quien reveló a principios de los años 90 la existencia de esa clase de agentes nerviosos ultra poderosos, primero en los medios rusos durante la apertura que conllevó el colapso de la Unión Soviética, y luego, con fórmulas químicas en su libro State Secrets (Secretos del Estado), publicado en el 2007.

El excientífico químico ruso Vil Mirzayanov muestra una copia de su libro Secretos de Estado en su casa en Princeton, Nueva Jersey, el 13 de marzo del 2018.
El excientífico químico ruso Vil Mirzayanov muestra una copia de su libro Secretos de Estado en su casa en Princeton, Nueva Jersey, el 13 de marzo del 2018.

El exagente ruso Serguéi Skripal, de 66 años, fue encontrado el 4 de marzo en estado crítico junto a su hija Yulia en el banco de un parque en Salisbury (sur de Inglaterra), donde vivía desde hacía años.

Londres afirma que es “altamente probable” que Moscú esté detrás del ataque con el agente nervioso.

Hablando en su casa en Princeton, Nueva Jersey, Mirzayanov dijo estar convencido de que Rusia llevó adelante el ataque como forma de intimidar a los opositores al presidente Vladimir Putin.

“Solo los rusos desarrollaron este tipo de agentes nerviosos", afirmó el químico. “Lo guardaron y lo siguen guardando en secreto”, agregó.

La única otra posibilidad, agregó, es que alguien haya utilizado las fórmulas publicadas en su libro para fabricar la sustancia.

Indicó que los rusos podían argumentar que tal vez alguien lo sintetizó y “podrían culparme a mi”.

Esta es la primera vez que el agente nervioso, que llevó 15 años desarrollar y que fue probado en animales, fue utilizado para intentar asesinar a una persona, dijo Mirzayanov.

¿Por qué ahora? Mirzayanov dijo creer que el Kremlin quiere intimidar a los enemigos de Putin.

Puso como ejemplo la hipótesis de que alguien abandone Rusia con material comprometedor para el presidente Donald Trump en relación a la investigación sobre si su campaña electoral coludió con Moscú para ayudarlo a derrotar a Hillary Clinton.

“Es muy peligroso para el Kremlin porque es una conspiración en contra de Estados Unidos”, dijo. “Así que amenazan a esta persona y dicen: ‘mira lo que le ocurrió a Skripal. Lo mismo podría pasarte a ti’”.

Mirzayanov consideró que pese a que Skripal ya no podía causar ningún problema a Rusia, el Kremlin podría haberlo matado de todos modos, de forma cruel, solo para intimidar a potenciales oponentes.

Un ataque con Novichok, que es 10 veces más potente que el VX, es horrendo y no tiene cura, agregó y detalló que medio gramo es suficiente para matar a una persona de 50 kilos.

A una persona expuesta al agente nervioso primero se le nubla la visión, y si no se le aplica un antídoto, luego sufre violentas convulsiones y no puede respirar.

“He visto el efecto en animales: en conejos, perros. Es horrible”, señaló.

Aún si no mueren, Skripal y su hija sufrirán por el resto de sus días, predijo.

Este agente nervioso es fácil de administrar porque es binario, es decir que es el resultado de la mezcla de dos sustancias que individualmente son inofensivas.

Ello permite que ambos componentes sean transportados sin riesgos, y luego se mezclan para fabricar el agente y colocarlo en un arma pulverizadora.

Mirzayanov dijo que pese a lo horrible del ataque, algo bueno podría surgir: que el Reino Unido y otros países occidentales insistan en que el Novichok sea registrado en la Convención para la Prohibición de Armas Químicas, como él mismo ha exhortado por más de 20 años.

De haber sido así, tal vez el ataque de Salisbury no habría tenido lugar.

Ahora que Mirzayanov habla abiertamente sobre el Novichok, sus amigos le urgen a tener cuidado, no sea que Moscú busque represalias en su contra.

“Pero yo he vivido por bastante largo tiempo. No pueden detenerme. Trabajaré hasta el final para que el Novichok sea puesto bajo control internacional”, afirmó.