3 mayo, 2017
Puertorriqueños residentes en Nueva York protestaron el lunes contra las medidas de austeridad con las cuales se pretende responder a la grave crisis fiscal que asuela al estado caribeño.
Puertorriqueños residentes en Nueva York protestaron el lunes contra las medidas de austeridad con las cuales se pretende responder a la grave crisis fiscal que asuela al estado caribeño.

Miami

El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Roselló, solicitó este miércoles acogerse a una protección por bancarrota a fin de reestructurar su deuda de más de $70.000 millones, dos días después que venció una moratoria de pago a los acreedores.

"Ante la realidad del calendario y la eliminación de la moratoria (...) tomé la decisión de solicitar a la Junta (de Control Fiscal) que Puerto Rico se acoja a la protección del Título III para poder trabajar en un plan estructurado de lo que sería el pago de la deuda bajo los parámetros del plan fiscal", dijo Roselló en una conferencia de prensa.

El Título III de la ley PROMESA, que estableció una junta de control fiscal para manejar la crisis financiera de la isla, prevé en ese apartado la quiebra como un recurso que permite reestructurar la deuda en caso de que el gobierno y sus acreedores no logren acuerdos.

Rosselló afirmó que de esta forma se asegura la prestación de los servicios esenciales al pueblo ante la imposibilidad de cumplir con los acreedores de la deuda pública de $72.000 millones.

Esta acción se produce un día después de que varios tenedores de bonos rechazaron una propuesta del Gobierno de Puerto Rico de pagar el 50% de su valor original y optaron por acudir a los tribunales federales en San Juan y Nueva York para reclamar la totalidad del dinero.

La bancarrota se consideraba inminente luego que el 1.° de mayo terminó la moratoria establecida por la legislación PROMESA, acrónimo de la Ley de Supervisión, Administración y Estabilidad Económica de Puerto Rico, aprobada a mediados del 2016 por el Congreso estadounidense.

"El objetivo final de esto es proteger a nuestro pueblo", afirmó el gobernador, quien argumentó que los acreedores pretenden "reducir el dinero disponible para el pueblo de Puerto Rico".

Solicitud formal. Poco después de las palabras del gobernador, la Junta aprobó y certificó la presentación en el Tribunal de Distrito de Estados Unidos en San Juan la petición voluntaria de quiebra para este estado libre asociado.

Su presidente, José B. Carrión III, explicó que la Junta determinó necesario que el Gobierno puertorriqueño sometiera la petición voluntaria de quiebra para proteger a sus 3,5 millones de habitantes, al igual que los intereses de los acreedores.

Roselló afirmó que su gobierno persigue cumplir con los acreedores con un pago a la deuda de cerca de $800 millones anuales, tal como está contemplado en el plan fiscal de su administración certificado por aquel organismo el 13 de marzo.

El gobernador aclaró que esto representa un recorte de 80% en el pago del servicio de la deuda originalmente pactado con los acreedores por anteriores administraciones.

"Estamos aquí para atender los problemas de Puerto Rico, no para mirar el pasado, y estoy convencido que nuestra isla podrá retomar el camino del desarrollo económico con los pasos acertados del Gobierno y el empeño de cada uno de sus residentes", manifestó Rosselló.

Pese a dar este paso, el gobernante afirmó que aún espera mantener "negociaciones de buena fe" para alcanzar acuerdos con los acreedores.

Puerto Rico arrastra una profunda crisis fiscal producto de la emisión de deudas de forma inconstitucional, a la vez que su economía se ha mantenido en retroceso en la última década, por lo que se hundió en un pantano que no le dejó otra opción que la bancarrota ante la negativa de Washington de lanzarle un rescate.