El brazo armado del Partido de los Trabajadores del Kurdistán se responsabilizó por los asesinatos

 22 julio, 2015

Estambul

El Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) reivindicó el miércoles el asesinato de dos policías turcos, hallados muertos cerca de la frontera con Siria, en represalia por el atentado suicida del lunes en la ciudad turca de Suruc, atribuido al grupo yihadista Estado Islámico (EI).

"El 22 de julio se llevó a cabo una acción punitiva (...) contra dos policías que cooperaban con la banda de Daesh (acrónimo árabe del EI) en Ceylanpinar", escribió en su página web el brazo armado del PKK, las Fuerzas de Defensa del Pueblo (HPG).

El miércoles por la mañana, dos policías habían sido encontrados muertos de un disparo en la cabeza en la misma casa de la ciudad de Ceylanpinar, según los primeros elementos de la investigación citados por el gobernador de la provincia de Sanliurfa, Izzetin Küçük.

El atentado suicida ocurrido el lunes en Suruc, otra ciudad fronteriza con Siria dejó al menos 32 muertos y un centenar de heridos.

El ataque iba dirigido contra un grupo de jóvenes activistas de izquierda simpatizantes de la causa kurda que querían atravesar la frontera para participar en la reconstrucción de Kobane, ciudad siria devastada por cuatro meses de intensos combates que se saldaron con la victoria de las milicias kurdas de Siria sobre los combatientes del EI.

El gobierno turco entabló conversaciones de paz con el PKK, alzado en rebelión armada contra Ankara desde 1984, en un conflicto que ha dejado 40.000 víctimas. Desde entonces el PKK mantenía un alto el fuego cumplido en términos generales, si bien las discusiones no han llevado por el momento a ningún acuerdo.

Etiquetado como: