7 diciembre, 2014

Aden AFP El estadounidense Luke Somers y el sudafricano Pierre Korkie, secuestrados por al- Qaeda en Yemen, murieron ayer en una operación militar de rescate efectuada por fuerzas estadounidenses y yemeníes, horas antes de la prevista puesta en libertad de Korkie.

La operación tuvo lugar al menos 24 horas antes de la expiración de un ultimátum de al-Qaeda en la Península Arábiga (AQPA), que amenazó el jueves con matar a Somers si Washington no respondía a unas exigencias no precisadas. Una operación similar también fracasó hace diez días.

Luke Somers, un fotoperiodista de 33 años, fue secuestrado en setiembre en Saná, mientras que Pierre Korkie, un profesor sudafricano de 57 años con problemas de salud, estaba en manos de esta organización extremista sunita desde el 27 de mayo de 2013.

Este último se disponía a recobrar su libertad el domingo, según la asociación caritativa musulmana Gift of the Givers, que negociaba desde hacía un año con los secuestradores a través de beduinos yemeníes.

Misión peligrosa. Durante la operación desarrollada en Nusab, uno de los bastiones de al-Qaeda en el sureste de Yemen, “tanto Somers como otro rehén no estadounidense fueron asesinados por terroristas de AQPA”, declaró el secretario de Defensa estadounidense Chuck Hagel, quien informó además de varios secuestradores muertos.

La misión era “extremadamente peligrosa y complicada”, añadió en un comunicado Hagel, para quien “estas operaciones siempre presentan riesgos”.

Según un responsable del Pentágono que acompaña a Hagel en Kabul, las fuerzas especiales estadounidenses intervinieron tras obtener “indicaciones muy buenas” sobre la inminente ejecución de Somers.

Luke Somers, fotógrafo estadounidense de 33 años, en Saná en foto sin fechar. El presidente Obama confirmó ayer su muerte. | EFE
Luke Somers, fotógrafo estadounidense de 33 años, en Saná en foto sin fechar. El presidente Obama confirmó ayer su muerte. | EFE

Estas fuerzas llegaron antes del alba a una decena de kilómetros de la base, donde Somers se encontraba, y después caminaron hasta su objetivo. Los secuestradores las descubrieron a un centenar de metros de la base.

Uno de los rehenes murió de camino a un navío militar estadounidense, mientras que el segundo falleció en una mesa de operaciones del buque, precisó esta fuente.

El presidente estadounidense, Barack Obama, indicó que “autorizó esta operación de rescate en cooperación con el Gobierno yemení” con base en las informaciones sobre el riesgo inminente que corría la vida del periodista estadounidense.

“El cruel desprecio por la vida de Luke es otra prueba de la absoluta depravación de AQPA, y constituye otro motivo por el cual el mundo nunca debe cesar la lucha contra su ideología malvada”, dijo Obama, quien condenó este “bárbaro” asesinato.

El ministerio yemení de Defensa informó sobre la muerte de “diez miembros de al-Qaeda” en la operación, en la que resultaron heridos cuatro integrantes de las fuerzas antiterroristas de Yemen, según una fuente de seguridad citada por la agencia Saba.

Los habitantes de Nusab señalaron enfrentamientos violentos por la mañana y explosiones puntuales.

Segundo intento. A finales de noviembre, otra operación de las fuerzas estadounidenses y yemeníes no consiguió liberar a Somers, pero sí a otros ocho rehenes de diferentes nacionalidades.

Según Gift of the Givers, los captores de Pierre Korkie reclamaban una recompensa de tres millones de dólares, pero recientemente disminuyeron esta cantidad. La mujer del sudafricano, Yolanda Korkie, fue liberada en enero de 2014.