AFP. 3 febrero
La villa siria de al-Nayrab, unos 14 kilómetros al sureste de Idlib, durante bombardeos del régimen sirio y aliados. Foto: AP
La villa siria de al-Nayrab, unos 14 kilómetros al sureste de Idlib, durante bombardeos del régimen sirio y aliados. Foto: AP

Beirut. Combates entre soldados turcos y el ejército sirio dejaron este lunes más de 20 muertos en el noroeste de Siria, aumentando las tensiones entre Turquía y Rusia, principal aliado del régimen.

Los ataques aéreos rusos mataron a 14 civiles en la misma región, donde la ofensiva de Damasco ha causado una de las peores oleadas de desplazamientos en nueve años de conflicto, según un grupo de monitoreo.

Se trata del incidente más grave entre Damasco y Ankara desde la intervención de Turquía en Siria, desde el 2016, para combatir al grupo Estado Islámico (EI) y contrarrestar el avance de las fuerzas kurdas cerca de su frontera.

Los enfrentamientos directos entre Turquía y las fuerzas sirias habían sido hasta ahora raros.

Los combates comenzaron con disparos del régimen a posiciones turcas, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, había lanzado la semana pasada una poco común crítica a Rusia, acusándola de "no respetar" los acuerdos para evitar una ofensiva del régimen contra Idlib, controlada por los rebeldes.

“Esperamos que cada uno asuma sus obligaciones en el marco de los acuerdos de Astana y Sochi”, destinados a lograr un alto el fuego en Siria y de los que Moscú y Ankara son los principales firmantes, “y podremos trabajar en el marco de estas obligaciones”, dijo este lunes Erdogan en conferencia de prensa en Kiev con su homólogo ucraniano Volodimir Zelensky.

El enfrentamiento nocturno empezó con un bombardeo del régimen contra posiciones turcas en Idlib, horas después de que un convoy militar turco de al menos 240 vehículos ingresara al noroeste de Siria, según el OSDH.

En este ataque murieron cinco soldados y tres civiles turcos a pesar de la coordinación previa respecto a dónde se encontrarían las fuerzas de Ankara en la región, señaló el Ministerio de Defensa de Turquía.

Su par ruso se justificó aduciendo que Ankara no había avisado previamente sobre los movimientos de sus tropas en el momento del incidente.

Al menos 14 civiles, entre ellos varios niños, murieron y decenas resultaron heridos en bombardeos aéreos en el noroeste de Siria, donde las fuerzas del régimen aliadas al ejército ruso combaten a los yihadistas y rebeldes, afirmó el OSDH, que no precisó el autor de los ataques.

"Aviones caza atacaron un automóvil que transportaba desplazados", precisó a la AFP el director del OSDH, Rami Abdel Rahman. Siete miembros de una misma familia están entre las víctimas, aseguró.

‘Pedir cuentas’

"Continuaremos pidiendo cuentas", advirtió Erdogan, que pidió a Rusia no "poner trabas" a la respuesta turca.

El ministerio turco de Defensa precisó que los militares atacados habían sido enviados a Idlib para reforzar los puestos de observación que tienen en esa región.

El portavoz del partido de Erdogan (AKP) consideró que el régimen sirio atacó a los soldados turcos porque se sentía "protegido por el paraguas ruso".

Las fuerzas del régimen de Bashar Al Asad han intensificado desde hace varias semanas su ofensiva en esta provincia y ganaron terreno.

El miércoles, reconquistaron la ciudad estratégica de Maret al Numan, segunda ciudad más grande de la provincia de Idlib y se dirigen hacia Saraqeb.

Frente a este avance, Erdogan amenazó la semana pasada con recurrir a la "fuerza militar".

Más de la mitad de la provincia de Idlib y territorios aledaños de las regiones de Alepo, Hama y Lataquia están dominados por los yihadistas de Hayat Tahrir al Sham (HTS), exrama siria de Al Qaida, aunque en la zona también hay rebeldes debilitados.

Con apoyo de Moscú e Irán, el régimen sirio ha obtenido en estos últimos dos años victorias contra rebeldes y yihadistas, controlando ahora más del 70% del territorio nacional, según el OSDH.

Desde principios de diciembre, unos 388.000 personas fueron desplazadas por bombardeos aéreos y combates, según la ONU.

El conflicto en Siria ha provocado más de 380.000 muertos y millones de desplazados.