AFP. 4 septiembre
Una fragata de la Marina griega y un helicóptero participaron en maniobras en el Mediterráneo oriental, el 25 de agosto del 2020. AFP
Una fragata de la Marina griega y un helicóptero participaron en maniobras en el Mediterráneo oriental, el 25 de agosto del 2020. AFP

Ankara. Turquía acusó el viernes a Grecia de eludir el diálogo y mentir después de que el primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis, declaró que las conversaciones negociadas por la OTAN para reducir las tensiones en el Mediterráneo oriental solo podrán celebrarse cuando Ankara cese sus “amenazas”.

“Grecia ha vuelto a mostrar que no está a favor del diálogo”, declaró el viernes a la prensa el ministro turco de Relaciones Exteriores, Mevlut Cavusoglu.

El secretario general de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), Jens Stoltenberg, mediante un tuit, había asegurado que Grecia y Turquía -ambos miembros de esa alianza- “acordaron entablar conversaciones técnicas”, con el objetivo de prevenir cualquier nuevo incidente en el Mediterráneo oriental, donde un barco de prospección turco y buques de guerra se encuentran en las aguas griegas desde el 10 de agosto.

Pero el jueves, Grecia desmintió que vaya a entablar negociaciones con Turquía. "Las informaciones que fueron reveladas sobre presuntas discusiones técnicas en la OTAN no se corresponden con la realidad", afirmó el ministerio de Relaciones Exteriores griego en un comunicado.

El ministerio griego insistió en que la "distensión solo se dará con la retirada inmediata de todos los navíos turcos de la plataforma continental griega".

Stoltenberg matizó este viernes sus palabras, durante una conferencia de prensa. “No se ha llegado a un acuerdo, pero las conversaciones se han iniciado” dijo.

En Ankara, el ministro Cavusoglu sostuvo en cambio que Grecia había aceptado la propuesta cuando esta fue realizada.

“Grecia ha negado las (palabras) del secretario general, pero el que miente aquí no es el secretario general de la OTAN, es la propia Grecia”, declaró el ministro turco.

Según medias griegos, Stoltenberg entregó un "documento de una página" que expone sus ideas a los representantes militares de ambos países "durante una reunión de cinco minutos" que fue transmitido a Atenas para su deliberación.

En Nueva York, al cabo de un encuentro con el secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, en la residencia del embajador griego en la ONU, el ministro de Relaciones Exteriores de Atenas, Nikos Dendias, confirmó la recepción de este documento, pero indicó “no haber estudiado” su contenido.

"Grecia no negocia con Turquía" y solo discutirá este país tras la retirada de los barcos turcos de las aguas griegas, insistió.

Preguntado por la posibilidad de llevar al Consejo de Seguridad de la ONU el litigio greco-turco, Nikos Dendias, afirmó que es “un derecho” para todos los miembros de la ONU, incluido Grecia, y matizó que actuar dependía “de la realidad en un momento dado”.

Gas de la discordia

Desde el 10 de agosto, Turquía envió el navío de prospección Oruç Reis a una zona rica en yacimientos de gas en el Mediterráneo oriental, reivindicada por Grecia.

A finales de agosto, las tensiones se acrecentaron entre Turquía y Grecia, que efectuaron maniobras militares rivales, el primero con Estados Unidos y luego con Rusia, y el segundo con Francia, Chipre e Italia.

Las relaciones de Turquía con Grecia se deterioraron por esta disputa en el Mediterráneo, así como por otras cuestiones como la migración o la decisión de Ankara de convertir antiguas iglesias ortodoxas en mezquitas.

El buque de investigación sísmica Oruc Reis, escoltado por navíos de guerra turcos, navegaba por el Mediterráneo oriental, el 10 de agosto del 2020. AFP
El buque de investigación sísmica Oruc Reis, escoltado por navíos de guerra turcos, navegaba por el Mediterráneo oriental, el 10 de agosto del 2020. AFP

Turquía efectúa asimismo prospecciones de hidrocarburos en la zona exclusiva económica de la República de Chipre, país de la UE que Ankara no reconoce desde la partición de la isla en 1975.

"Hay una agresividad" de parte de Turquía "con la intención de tomar el control del conjunto de la zona, y asistimos por tanto a una creciente tensión. La situación es muy volátil e inquietante", afirmó en entrevista con la AFP el presidente chipriota Nicos Anastasiades.

Anastasiades apeló a "la ONU y a la comunidad internacional (...) a recurrir a todos los medios para acentuar la presión sobre Turquía" a fin de que "cese sus actividades ilegales".

La UE amenazó a Ankara con nuevas sanciones si no hay avances en el diálogo con Atenas. El jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, indicó que podrían tomarse medidas en el Consejo Europeo del 24 y 25 de septiembre.