AFP. 24 agosto
Nubes producto de un bombardeo aéreo de las fuerzas del régimen sirio en los suburbios de Maaret al-Numan, en la provincia de Idlib, este sábado 24 de agosto del 2019.
Nubes producto de un bombardeo aéreo de las fuerzas del régimen sirio en los suburbios de Maaret al-Numan, en la provincia de Idlib, este sábado 24 de agosto del 2019.

Damasco. El gobierno de Siria concentró el sábado fuerzas militares cerca de la estratégica localidad de Jan Sheijun, recientemente conquistada, en la provincia de Idlib (norte), con la intención de continuar su avance frente a rebeldes y yihadistas, pese a las crecientes tensiones con Ankara.

Tras los últimos ataques contra sus fuerzas, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, anunció que viajará el martes a Moscú para reunirse con su homólogo Vladimir Putin.

Las dos potencias juegan un papel de primer orden en la compleja y devastadora guerra siria: Moscú, apoyando desde hace años al gobierno de Bashar al Asad, mientras que Turquía sostiene a los debilitados rebeldes.

Después de cuatro meses de bombardeos casi diarios en esa provincia y en zonas aledañas controladas por los yihadistas, el régimen, apoyado por su aliado ruso, inició el 9 de agosto una ofensiva terrestre.

Luego de tomar el control de Jan Sheijun, al sur de Idlib, las fuerzas gubernamentales conquistaron el viernes varias localidades que estaban en manos de rebeldes y yihadistas en la vecina provincia de Hama.

Ahora, las fuerzas gubernamentales parecen querer avanzar hacia el norte, en dirección a Maaret al Nooman, indicó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), que dispone de una amplia red de fuentes en el terreno.

Para ello, habría concentrado sus refuerzos al norte de Jan Sheijun y su aliado ruso estaría lanzando bombardeos aéreos en las localidades de alrededor, según el OSDH.

Un corresponsal de la AFP pudo ver nubes de humo gris alzándose hacia el cielo en la zona.

La bandera nacional siria fue izada cerca de una escuela, donde soldados montaban guardia.

Presencia de yihadistas

Idlib y los sectores adyacentes en la provincia de Hama, Latakia y Alepo están dominadas por los yihadistas de Hayat Tahrir al Sham (HTS, exrama siria de Al Qaida). Grupos rebeldes más pequeños también están presentes.

Maaret al Nooman y Jan Sheijun se encuentran en una carretera que une la capital, Damasco, con la gran ciudad de Alepo en el norte, ambas metrópolis bajo control gubernamental.

Tropas de las fuerzas gubernamentales sirias se desplazaban hacia la ciudad de Jan Sheijun, en el norte de la provincia de Idlib, este sábado 24 de agosto del 2019.
Tropas de las fuerzas gubernamentales sirias se desplazaban hacia la ciudad de Jan Sheijun, en el norte de la provincia de Idlib, este sábado 24 de agosto del 2019.

Según los expertos, el régimen trata de recuperar la totalidad del sector de Idlib desde esta arteria vital que a su vez une Alepo con la frontera sur de Jordania, vía Hama y Homs (centro).

Desde hace casi dos años, Ankara mantiene sus fuerzas desplegadas en 12 puestos de observación en Idlib y Hama.

El viernes, al tomar el control de la localidad de Morek, el Ejército de Damasco también rodeó al principal puesto turco.

“El puesto turco de Morek está rodeado y el Ejército sirio será capaz de eliminar esos puestos turcos y a los terroristas”, afirmó Buthaina Shaaban, consejera de Al Assad, entrevistada el viernes en la televisión Al-Mayadeen, basada en Beirut.

La tensión había empezado a aumentar a principios de semana, cuando los bombardeos del régimen y Rusia impactaron un convoy militar turco, para evitar su avance y su apoyo a los rebeldes.

Tras confirmar el viernes que las fuerzas afectas al régimen se encontraban cerca de su puesto de observación, el jefe de la diplomacia turca, Mevlut Cavusoglu, aseguró que Turquía no abandonaría a Siria.

En la población de Jan Sheijun, en el norte de la provincia de Idlib, Siria, se podían apreciar los escombros producto de una ofensiva de fuerzas gubernamentales sirias, el viernes 23 de agosto del 2019.
En la población de Jan Sheijun, en el norte de la provincia de Idlib, Siria, se podían apreciar los escombros producto de una ofensiva de fuerzas gubernamentales sirias, el viernes 23 de agosto del 2019.

El 16 de setiembre, tendrá lugar en Ankara una cumbre entre los presidentes ruso, iraní y turco para abordar los últimos acontecimientos en Siria.

La región de Idlib estaba supuestamente protegida por un acuerdo anunciado en setiembre del 2018 por Turquía y Rusia como “zona desmilitarizada” para separar las zonas gubernamentales de los territorios yihadistas e insurgentes, pero el acuerdo solo ha sido aplicado parcialmente.

Desde finales de abril, los bombardeos y disparos de artillería del régimen y de su aliado ruso en la zona ha dejado 900 civiles muertos, de acuerdo con el OSDH, mientras que más de 400.000 personas han debido huir, según la ONU.

La guerra en Siria, desencadenada en el 2011 tras la violenta represión gubernamental de manifestaciones prodemocracia, ya ha dejado más de 370.000 muertos y millones de desplazados.