AFP. 6 mayo
Una plataforma de exploración era remolcada desde el puerto de Murmansk, Rusia, hacia un campo de explotación en el Ártico, norte de Rusia, en agosto del 2011.
Una plataforma de exploración era remolcada desde el puerto de Murmansk, Rusia, hacia un campo de explotación en el Ártico, norte de Rusia, en agosto del 2011.

Washington. El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, anunció este lunes nuevos planes de su país para el Ártico, justificándolos por la “actitud agresiva” de China y Rusia en esta región rica en recursos naturales.

En unas declaraciones formuladas antes de las conversaciones en Finlandia entre los ocho Estados árticos, Pompeo avisó de que “la región se ha convertido en un espacio de poder y competencia mundial”, antes de añadir: “Solo porque el Ártico sea un lugar salvaje no significa que deba convertirse en un lugar sin ley”.

Pompeo denunció los intentos de China, que tiene estatuto de observadora en el Consejo del Ártico, de presentarse como un país “casi Ártico”, citando el temor del Pentágono a que Pekín trate de establecer una presencia permanente en la región polar, que incluiría el despliegue de submarinos como elemento de disuasión nuclear.

“Hay solamente ‘Estados Árticos’ y ‘no Árticos’. No existe una tercera categoría, y asegurar lo contrario no da a China derecho a nada”, aseguró, y advirtió que las actividades chinas en la región deben ser vigiladas muy de cerca.

Pompeo también condenó las reinvidicaciones territoriales rusas sobre las nuevas rutas más rápidas por la región debido al deshielo.

“En la ruta del mar del Norte, Moscú ya pide ilegalmente que otros países pidan permiso para pasar, exige que pilotos marítimos rusos estén a bordo de barcos extranjeros, y amenaza con usar la fuerza militar para hundir a los que no cumplan”, expresó Pompeo.

"Estas provocaciones son parte de un patrón de actitud agresiva rusa en el Ártico".

El secretario de Estado anunció que Estados Unidos fortalecerá su presencia en el Ártico, en parte mediante ejercicios militares y reconstruyendo la flota de rompehielos.

Rusia asegura que su apuesta por fortalecer el desarrollo económico y militar en el Ártico no es una amenaza para otros países.

“No estamos haciendo nada más que garantizar la seguridad del país. Todo lo que estamos haciendo en el Ártico está orientado hacia esto y solo hacia esto. No estamos amenazando a nadie”, arguyó el ministro de Relaciones Exteriores, Sergéi Lavrov, en un foro del Ártico en San Petersburgo el mes pasado.

Al margen de participar en el Consejo del Ártico, Pompeo también se reunirá con Lavrov para hablar sobre Venezuela, donde Estados Unidos está tratando de derrocar al presidente Nicolas Maduro, un aliado de Moscú.

El secretario de Estado de Estados Unidos continuará su gira europea con visitas al Reino Unido, Alemania y Groenlandia.