AFP. 7 julio
El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu (derecha), conversó con el embajador estadounidense, David Friedman, el 28 de julio del 2018 en Jerusalén.
El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu (derecha), conversó con el embajador estadounidense, David Friedman, el 28 de julio del 2018 en Jerusalén.

Jerusalén. El embajador de Estados Unidos en Israel, David Friedman, ferviente defensor de las colonias judías en Cisjordania, va a ser un personaje central en el controvertido proceso de anexión de zonas de Cisjordania, previsto en el plan de Estados Unidos, que él quiere acelerar.

Según algunos expertos, Friedman -judío ortodoxo e hijo de rabino- ha alentado al primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, a llevar a cabo rápidamente ese paso, incluso más velozmente de lo que quisiera la Casa Blanca.

Friedman, un abogado de 61 años, fue un entusiasta apoyo del traslado -en el 2018- de la Embajada de Estados Unidos a Jerusalén, así como de las colonias israelíes en Cisjordania -territorio palestino ocupado desde 1967- que la comunidad internacional considera ilegales.

En cuanto asumió su cargo, Friedman aseguró que Israel tenía el “derecho” de anexar territorios de Cisjordania.

También tiene Friedman una larga relación con el presidente Donald Trump, a cuyas empresas representó en procedimientos de quiebra.

El controvertido plan de Trump para Oriente Medio prevé la anexión por Israel de cerca del 30% de Cisjordania, incluidas colonias judías, como parte de un amplio abanico de propuestas, que incluyen negociaciones con los palestinos para su futuro Estado.

No tan rápido

Sin embargo, Jared Kushner, arquitecto de este plan y yerno del presidente Trump, se ha distanciado públicamente de las prisas del embajador en proceder a las anexiones.

En efecto, en el seno de la administración de Washington, se oponen dos visiones de la anexión, una defendida por Kushner y otra por David Friedman, en opinión de Michael Oren, exembajador israelí en Estados Unidos.

Kushner considera que si Israel actúa de forma unilateral en tal paso puede alienarse el apoyo de varios actores regionales, sobre todo los Estados árabes del Golfo que, según el plan, son responsables de apoyar financieramente a un futuro Estado palestino.

El embajador estadounidense en Israel, David Friedman, participó en una conferencia en el Kohelet Policy Forum, en Jerusalén, el 8 de enero del 2020.
El embajador estadounidense en Israel, David Friedman, participó en una conferencia en el Kohelet Policy Forum, en Jerusalén, el 8 de enero del 2020.

Friedman, por su lado, quiere -según Oren- que se lleve ya a cabo la anexión prevista en Cisjordania, independientemente de lo que está previsto en el resto de plan, que es rechazado íntegramente por los palestinos.

Y según los expertos el diplomático estadounidense está alentando al gobierno israelí a proceder rápidamente.

El ejecutivo israelí debía, según un acuerdo de coalición entre el primer ministro Benjamín Netanyahu y Benny Gantz, su socio gubernamental, pronunciarse a partir del 1.° de julio sobre la implementación del plan, que prevé la creación del Estado palestino sobre un territorio cuarteado y disperso.

Pero ninguna medida se ha tomado desde el 1.° de julio pues, según la prensa israelí, Netanyahu ha debido moderar sus impulsos ante las reticencias en Washington.

“Las intenciones de Friedman, obnubilado por la anexión, no son compartidas por la mayoría de sus colegas en Washington”, afirmó Nitzan Horowitz, diputado israelí de oposición y jefe del partido de izquierda Meretz, que cita como fuentes varios responsables extranjeros e israelíes.

La Embajada de Estados Unidos en Israel se abstuvo de hacer cualquier comentario al respecto.

“Friedman es procolonias y proanexión”, pero sus motivaciones son en parte estratégicas, precisó Oren. Según Friedman, “es necesario empezar a aplicar el plan” y llevar a cabo las anexiones para poner en marcha el proyecto, pues “si no es así, va a morirse como cualquier otro plan de paz”, interpretó Oren.