AFP. 22 febrero
Soldados brasileños organizan sacos de leche en polvo que forman parte de la ayuda humanitaria para Venezuela, en el estado de Roraima, en la frontera con Venezuela, el 22 de febrero del 2019. Foto: AFP
Soldados brasileños organizan sacos de leche en polvo que forman parte de la ayuda humanitaria para Venezuela, en el estado de Roraima, en la frontera con Venezuela, el 22 de febrero del 2019. Foto: AFP

Caracas. Dos muertos y unos 15 heridos causó un enfrentamiento de indígenas con militares venezolanos este viernes cerca de la frontera con Brasil, que el gobierno de Nicolás Maduro cerró para evitar el ingreso de ayuda internacional en el país caribeño.

Una mujer y un hombre de la etnia pemón murieron en la refriega registrada en el asentamiento Kumarakapay, ubicado en el estado Bolívar, a poco más de una hora de la frontera con Brasil, indicó el diputado opositor Américo De Grazia en Twitter.

Indígenas pemones trataron de impedir que una caravana de vehículos militares avanzara hacia la frontera con Brasil para bloquearla, luego de que Maduro ordenara cerrarla denunciando eventuales "provocaciones" con el anunciado ingreso de ayuda humanitaria para el sábado.

Otros 15 miembros de la comunidad indígena resultaron heridos en el enfrentamiento tras la "arremetida de un convoy de la Guardia Nacional", informó Armando Obdola, de la oenegé Kapé Kapé.

Más tarde, indígenas pemones de otro asentamiento incendiaron un puesto de la Guardia Nacional en el aeropuerto de Santa Elena de Uairén en represalia al ataque, confirmó a AFP Obdola.

Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Constituyente que rige con poderes absolutos a Venezuela, puso en duda la participación de militares en el incidente.

"Hay una persona fallecida, es la información que tengo. Dijeron que había sido la Guardia Nacional, ya se está demostrando que no tiene nada que ver la Guardia Nacional", dijo Cabello a periodistas. "Es un falso positivo", afirmó.

Cuatro uniformados y un vehículo tipo jeep que formaban parte de una caravana militar fueron retenidos por líderes indígenas, reveló un parte policial al que tuvo acceso AFP.

El líder opositor Juan Guaidó, reconocido como presidente interino por 50 países, fijó este sábado como día para la entrada de medicinas y alimentos, la mayoría enviados por Estados Unidos, a centros de acopio en Colombia, Brasil y la isla de Curazao.

Guaidó, que llegó sorpresivamente a Cúcuta, denunció más temprano en Twitter que dos efectivos militares dispararon "ráfagas contra pemones que estaban en el puesto de control de la guardia", y pidió que se entreguen o sean capturados.

Dos ambulancias venezolanas cruzaron este viernes la frontera brasileña, cerrada desde la noche anterior, transportando unos cinco heridos por arma de fuego a un hospital del estado limítrofe de Roraima, al norte de Brasil.

"No fue un enfrentamiento, fue un ataque", relató en un hospital brasileño el indígena venezolano Salomón Pérez, mientras aguardaba noticias sobre sus familiares que según él fueron heridos por los militares.

Algunos de las víctimas fueron llevadas a Santa Elena de Uairén, ciudad fronteriza venezolana, pero debido a la falta de insumos, aseguró Pérez, fueron trasladados a centros hospitalarios brasileños.

Las ambulancias venezolanas son los únicos vehículos que lograron cruzar la frontera desde el cierre decretado por Maduro.

El representante especial norteamericano para Venezuela, Eliott Abrams, condenó el hecho en declaraciones a la prensa que lo acompaña en su visita a Cúcuta.

“Los mataron cuando trataban de conseguir alimentos y medicinas para sus familiares. Es un crimen, es una desgracia”, manifestó.

También el secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, condenó "enérgicamente" el ataque, en un mensaje en Twitter.

Soldados brasileños descargan alimentos del avión de la Fuerza Aérea Brasileña, en la frontera con Venezuela, el 22 de febrero del 2019. Foto: AFP
Soldados brasileños descargan alimentos del avión de la Fuerza Aérea Brasileña, en la frontera con Venezuela, el 22 de febrero del 2019. Foto: AFP

Asimismo, un avión cargado con ayuda humanitaria aterrizó este viernes en Boa Vista, capital del estado brasileño de Roraima, cuya frontera terrestre con el país caribeño se encuentra cerrada desde el jueves por orden del presidente Nicolás Maduro.

La aeronave, un Boeing C-767 de la Fuerza Aérea Brasileña (FAB), llegó a la base de Boa Vista sobre las 10:30 a. m. (hora local), un día antes de la fecha anunciada por el líder opositor venezolano, Juan Guaidó, para la entrega de la ayuda.

La embajadora nombrada por Guaidó en Brasil, María Teresa Belandria, y su equipo también viajaron en el avión.

Militares en alerta

La Fuerza Armada, cuya cúpula reitera su “lealtad irrestricta” a Maduro, se declaró en “alerta” en las zonas fronterizas para impedir la “violación” del territorio venezolano.

Maduro, bajo cuya gestión Venezuela cayó en la peor crisis de su historia contemporánea, ordenó además la suspensión de vuelos y zarpes de embarcaciones con Curazao, acusando a sus autoridades de sumarse a "provocaciones" para desestabilizar a Venezuela.

La zona de la frontera de Venezuela con Brasil es una región selvática y prácticamente despoblada, donde operan mafias ligadas a la minería y el contrabando.

La etnia pemón vive en una vasta explanada que incluye la Gran Sabana y Canaima, donde se ubica el Salto Ángel, la caída de agua más alta del mundo (1.283 metros).