Economía

Tomás Soley, jerarca de Sugese, sobre trasladar pólizas del INS: ‘Puede haber gran impacto en atención de lesionados’

Afirmó que el traslado del Seguro Obligatorio de Automóviles y Riesgos de Trabajo desinflaría ingresos del INS hasta en 35% anuales.

La propuesta de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) de promover una reforma legal para asumir la administración del Seguro Obligatorio de Automóviles (SOA) y Riesgos del Trabajo (RT) tendría como principal impacto un retroceso en la atención médica de las personas cuando sufren accidentes laborales o de tránsito.

Esa fue la primera repercusión señalada por Tomás Soley, jerarca de la Superintendencia General de Seguros (Sugese), con respecto a este plan de la CCSS, cuyo objetivo final es fortalecer el seguro de salud.

Adicionalmente, el Instituto Nacional de Seguros (INS) también sufriría una reducción en sus ingresos porque las pólizas obligatorias representan entre el 30% y 35% de las primas vendidas por la aseguradora cada año.

A continuación, el extracto de una entrevista con Soley el pasado 26 de octubre.

– ¿Cuál podría ser el efecto para el INS si se decidiera quitarles los seguros obligatorios?

– Ambas pólizas son entre un 30% y un 35% del negocio del INS al año. Diay, lo desinfla, pero del lado de los ingresos y los pasivos. Se deben asumir gastos futuros, por ejemplo, si hay un politraumatizado que genera una pensión, o si hay un fallecido y tiene dependientes.

“La Caja no funciona así, no tiene explicitados esos pasivos de tratamiento (médico) en el largo plazo. Trabaja bajo un flujo de caja ordinario, año a año, bajo un sistema de reparto.

“El RT y el SOA cuentan con reservas acumuladas que logran sostener (los servicios). La Caja no tiene eso, si se pasan los seguros, pero solo con las primas, con los años los recursos serán insuficientes. Si no se tiene la disciplina de cumplir las promesas al asegurado, porque eso hacen los seguros obligatorios, no sabemos cuál será el efecto.

“Entonces, puede haber un gran impacto en la atención de los lesionados, en el cambio de condiciones de cómo se le va a atender (...) al pasarse a un esquema de atención del seguro de salud”.

– ¿Es tan fácil efectuar la administración de los seguros obligatorios?

– Para arrancar es importantísimo saber cuál es la situación de sostenibilidad del seguro de salud, en el mediano y largo plazo, para ver si aguanta adicionarle otra responsabilidad.

Para el seguro de salud se viene una gran presión, en el futuro cercano, por el envejecimiento de la población. Y vienen todas las secuelas financieras de la pandemia. Entonces, sería necesario tener ese estudio (...) antes de tratar de absorber ingresos, pensando en el flujo de caja que pudiera generar.

“Ahora, el SOA es un seguro que tiene entre 26.000 y 30.000 lesionados por año; mientras que, en el RT, son en promedio 100.000 lesionados anuales.

“¿Estará capacitada la infraestructura de la Caja para recibir el 100% de los lesionados del SOA y el RT? Creo que no, hay listas de espera en distintas especialidades. Hay un tema de asumir un costo que no se sabe cómo los va a golpear. La gran mayoría de esos lesionados tienen fisioterapia y tratamientos posteriores”.

– El problema sería que manden a las personas a hacer fila a los hospitales e la Caja.

– Exacto, como Superintendencia no tenemos quejas permanentes y notorias de filas de espera (en el INS). La queja es que se agotó la cobertura del SOA y no los atienden más, eso se resuelve dándole competencia al seguro para que los costos sean alineados al mercado y que los dueños de los vehículos asuman los costos del riesgo que le dan a la sociedad circulando.

“El tema que no ven (en la Caja) es que es un seguro en el cual la aseguradora esté nadando en plata. Tanto Riesgos del Trabajo y el SOA no generan ganancias como para decir aquí tengo la mina de oro“.

– ¿Cómo asumir ambos seguros si son pólizas en competencia, cualquier aseguradora puede ofrecerlas en el futuro?

– No ha habido muestras de interés en competir por razones estructurales. Entonces, hay que revisar la posibilidad legal de hacer una transferencia de los seguros obligatorios a la luz de los compromisos de apertura.

“En resumen, si esto se lo quitan al INS, pues le quitan ingresos y pasivos. Al final todo el riesgo se trasladaría a la Caja.

“La pregunta es si la Seguridad Social es capaz de asumir esto, y no solo estar viendo espejitos de colores con el posible ingreso de un flujo de caja adicional. Esto hay que verlo a largo plazo“.

– ¿A la Sugese le tocaría revisar los cálculos de las primas al ser seguros regulados? Por ejemplo, revisar si la Caja acuerda que el costo del RT debe subir equis porcentaje para las empresas de construcción, a raíz del costo de la siniestralidad.

– Ese es otro elemento. ¿Se quieren llevar los dos seguros, con toda la obligación como lo tiene la entidad aseguradora? ¿Se le dará el mismo nivel de supervisión a la Caja en este tema o no? Porque sino regresamos a los conceptos internos de la Caja donde hay una falta de supervisión y de transparencia. No hay un tercero que lo vea.

“A mí me tocó toda la novela del primer estudio actuarial hecho al IVM (Invalidez, Vejez y Muerte), porque estaba de director de Estudios Especiales en la Supén. Desde entonces se sigue en la lucha de la sostenibilidad de pensiones.

“No se trata de agarrar los seguros obligatorios y meterlos en la misma olla. Hay ejemplos recientes, publicados por La Nación, relacionados a los costos de los Ebáis cuando son administrados por la Caja, frente a las cooperativas o empresas. Igual ocurrió con el call center. Si esto se pasa, simplemente como potestad de imperio a entidad que por Constitución es independiente y decide cuáles son las tarifas a cobrar, eso puede ser un gran problema“.

Óscar Rodríguez

Óscar Rodríguez

Periodista de Economía. Máster en Periodismo Económico de la Universidad Rey Juan Carlos de España. Escribe sobre finanzas y macroeconomía. Ganador del premio Jorge Vargas Gené 2015 y Distinción del Mérito Periodístico 2011 de Canatur. Redactor del año La Nación en 2017.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.