Gerardo Corrales. 31 marzo
Gerardo Corrales, economista. Foto Adrián Soto.
Gerardo Corrales, economista. Foto Adrián Soto.

Se dice que la Cuarta Revolución Industrial está cambiando la forma de gestionar las empresas, tanto a nivel público como a nivel privado. La Real Academia Española define las disrupciones como una ruptura o interrupción brusca que se transmite por los medios digitales aprovechando el conocimiento tecnológico y su aplicación práctica.

El primero en utilizar el concepto de innovaciones disruptivas fue Clayton Christensen, profesor de Harvard Business School que en su libro The Innovator's Dilemma, lo utilizó para referirse a todas aquellas innovaciones que crean nuevos mercados para nuevas categorías de clientes.

El desarrollo de las aplicaciones informáticas en la nube digital, ha permitido ofrecer a los consumidores nuevas plataformas sencillas de utilizar en tiempo real, que permite conectar a los usuarios de forma oportuna y a bajo costo, eliminando intermediarios tradicionales.

Innovaciones como Uber; Netflix; iTunes; Alibaba; Amazon; Skype; e-bay; Airbnb; entre otros, están revolucionando la forma de hacer los negocios.

Hace dos semanas, la tradicional tienda de juguetes en Estados Unidos, Toys "R" Us, anunció su bancarrota cerrando 1.700 tiendas. Al preguntarle a su Presidente la razón, simplemente dijo, no podemos competir contra Amazon. Lo más irónico es que Amazon, no es una tienda y no tiene, ni produce juguetes, es una plataforma virtual que conecta a los clientes con los productores en todo el mundo para que los primeros puedan escoger lo que más les interesa.

Recientemente, el nuevo Director Ejecutivo de Coca Cola a nivel mundial, en su primer conferencia de prensa lo que dijo literalmente fue "usted no se imagina lo que se los clientes están consumiendo nuestro producto de forma digital. Mi primer responsabilidad es convertir a esta empresa tradicional en una ganadora y no en una víctima más de las disrupciones tecnológicas".

Las razones que explican estos cambios, entre otras, es el cambio de la matriz poblacional, por la importancia que las nuevas generaciones nacidas en la nube digital están tomando. Los millenials o generación Y, nacidos después del año 1980 hasta el 2000; así como los centennials o generación Z, nacidos después del año 2000, están tomando el control de los mercados así como de las direcciones de las empresas.

De igual forma, la masificación de los medios digitales, especialmente los teléfonos celulares inteligentes están cambiando la forma de distribuir los productos y de transmitir la información.

Un informe reciente de IBM, indica que cada día en el mundo se están generando 2,5 quintillones de bytes, para referirse a la gran masa de información y de datos que se tienen a disposición. Para poder utilizar esta riqueza como herramienta competitiva existe la Ciencia de Datos, conocida como el Big Data.

Estonia, es un país que ha tomado el liderazgo a nivel digital y es posible hacer la mayoría de los trámites gubernamentales; pagos de impuestos; transacciones bancarias y contratos por dicho medio, reduciendo los tiempos y costos de transacción, lo cual les están permitiendo competir en diferentes industrias.

Costa Rica no puede quedarse relegada y sea quien sea, quien gane las elecciones de este domingo 1. ° de abril, hay que olvidarse de las rencillas y ofensas en las redes sociales, y empezar a utilizar estas disrupciones de forma inteligente para aumentar la productividad y la competitividad de nuestro querido terruño.