Óscar Rodríguez. 30 enero
La inversión privada, en actividades como la construcción, sería el principal motor del crecimiento del crédito este año y en el 2021, según el Banco Central. Foto: Jeffrey Zamora.
La inversión privada, en actividades como la construcción, sería el principal motor del crecimiento del crédito este año y en el 2021, según el Banco Central. Foto: Jeffrey Zamora.

Los máximos jerarcas del Banco Central de Costa Rica (BCCR) criticaron vehemente a las entidades financieras por no trasladar a sus clientes mediante una reducción en tasas de interés, las ventajas de estímulo crediticio brindadas durante el último año.

Rodrigo Cubero, presidente del ente emisor, destacó que no perciben una baja en los intereses, pese a las decisiones del BCCR de reducir en siete ocasiones, en el 2019, la tasa de política monetaria (TPM), y de disminuir el encaje mínimo legal del 15% al 12%.

El encaje representa un porcentaje de las captaciones efectuadas por las entidades financieras supervisadas, que debe mantenerse como una reserva, en efectivo, en las bóvedas del ente emisor.

“Es cierto que hay poca demanda por el crédito desde el 2018. Pero, ciertamente, tampoco hemos visto que se hayan manifestado las condiciones de mayor liquidez (de la banca) en tasas de interés significativamente menores, ni las activas ni las pasivas”, argumentó Cubero.

El jerarca insistió en que las entidades financieras pueden ayudar más, pues hasta el momento “los bancos no están haciendo la tarea”.

“Nos damos cuenta de que mucho de lo que hicimos el año pasado no se está manifestando en el crecimiento del crédito. Aquí quiero recalcar que la reducción en el encaje liberó alrededor de ¢600.000 millones, esos recursos están depositados en el MIL (Mercado Integrado de Liquidez). No hemos visto que esos recursos se estén prestando, básicamente vinieron de vuelta al Banco Central”, fundamentó el Presidente del ente emisor.

El funcionario insistió que los intermediarios financieros pueden ser más proactivos para generar que haya demanda de crédito.

Para Róger Madrigal, director de la División Económica del BCCR, el país tiene deficiencia en el sistema de precios, argumentó en referencia al nivel de tasas de interés.

“Los bancos están sentados en más de ¢600.000 millones ociosos por los cuales el Banco (Central) ha estado pagando intereses, entonces ahí hay una problema de precios”, resaltó Madrigal.

Sin embargo, Gustavo Vargas, gerente general del Banco Nacional y presidente de la Cámara de Bancos, destacó que los bancos sí han bajados sus tasas, tanto activas como pasivas, desde inicios del año pasado.

“Algo pareciera estar haciendo que la tasa básica no reacciona en la misma proporción. Según estadísticas del BCCR, las tasas en colones por un depósito a seis meses, en los bancos públicos, han caído cerca de 150 puntos base y en los privados 137 puntos base entre marzo de 2019 y enero 2020. Sin embargo, la tasa básica pasiva sólo ha disminuido 45 puntos base en ese mismo lapso”, destacó Vargas.

Los datos del BCCR muestran que saldo del crédito al sector privado creció 0,8%, el año pasado, comparado con el 2018.

Para este año, el Banco Central tiene previsto que se incremente casi 5%, y para el 2021, que el aumento sea del 7,3%.

El mayor dinamismo se espera en los préstamos en colones. Para este año, la proyección de crecimiento será de 7,5%, y, en el 2021, del 11,1%.

En operaciones en dólares, el ente emisor tiene previsto un alza interanual de 0,5% para cada uno de los años.

El Director de la División Económica del BCCR dijo que el incremento estimado se fundamenta por la inversión privada, en actividades como la construcción.