Política Económica

Rocío Aguilar: ‘Debemos contar con un único sistema de pensiones donde haya equidad’

La nueva jerarca de Supén considera necesario “volver de inmediato a la mesa de diálogo“ para dar sostenibilidad al sistema de pensiones de Costa Rica y eliminar las desigualdad en beneficios entre el IVM, Poder Judicial y el Magisterio. Para los fondos complementarios considera relevante su fortalecimiento y diversificación de las inversiones.

Rocío Aguilar ingresó a la Superintendencia de Pensiones (Supén) tres meses antes de lo previsto. Su nombramiento por cinco años inicia el 1.° de julio, pero se adelantó al pasado 15 de abril como consecuencia de la crisis del coronavirus.

Su trabajo inmediato se ha centrado en el acompañamiento y supervisión de la entrega del Fondo de Capitalización Laboral (FCL) para los trabajadores afectados por la pandemia sanitaria.

Sin embargo, advierte que es necesario ir de nuevo a un diálogo nacional para dar sostenibilidad y equidad a los regímenes básicos de pensiones; lo cual debe pasar por la creación de un único fondo de jubilación para el primer pilar (el básico), donde están el régimen de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM), y los fondos de jubilación del Poder Judicial y el Magisterio Nacional.

A continuación, un extracto de la entrevista telefónica con La Nación, el pasado jueves 23 de abril.

– ¿Cuáles serán sus objetivos en el cargo?

– El tema de pensiones es uno en los cuales el país debe trabajar muy activamente, sobre todo considerando los cambios demográficos y, por supuesto, por la tasa de informalidad que tenemos. Un porcentaje importante de la población no contribuye para generar, hacia el futuro, un ingreso que le permita una vejez con dignidad.

“Por supuesto, velar por la sostenibilidad de los regímenes colectivos de pensión. Más por la inminente utilización de la reserva (del IVM) y la situación actual de la pandemia sanitaria que ha venido a acelerar lo que estaba previsto para más adelante.

“Evidentemente (lo anterior) va a obligar a buscar soluciones que no pueden dejar de lado el segundo pilar (pensiones complementarias). Esto requiere de inmediato volver a la mesa de diálogo para discutir cuáles son las decisiones a tomar para buscar una sostenibilidad que mezcle lo social con lo fiscal, pues son temas que no están divorciados”.

– ¿Cree que los fondos básicos deben consolidar en un único régimen?

– Es un camino deseable. Es un camino que va a requerir ir agotando diferentes etapas, dadas las leyes vigentes y la diversidad de aportes por parte del Estado, ya sea de manera directa o indirecta.

“Evidentemente, habrá diferentes etapas para llegar a esa meta. Esto no es tan sencillo como tomar todos y hacer uno solo (...) El construirlo requiere realmente de la atención de cuáles son los derechos que cada uno de estos fondos han generado a lo largo de los años y cómo se pueden modificar sin lesionar esos derechos.

“Hacia el futuro deberemos contar con un sistema de pensiones único donde haya equidad entre la aportación y la compensación en los diferentes regímenes”.

– ¿Los regímenes básicos como el IVM, del Poder Judicial y el Magisterio Nacional están estructurados de tal manera que generan desigualdad?

– Sí, incluso podría haber desigualdad porque los aportes que hacemos son diferentes. Pero la primera desigualdad es lo que aporta el Estado de manera directa. Es un tema importante de atender.

– ¿La Superintendencia planteará el tema dentro de su agenda de reformas?

– La Superintendencia debe tener un liderazgo importante en todo el proceso de reformas. Es un buen socio desde el punto de vista técnico en el diálogo nacional.

– ¿Cuáles serán las acciones sobre la deuda que el Gobierno tiene con los regímenes básicos?

– Lo primero que debe abordar este país es el tema de las mayores competencias de la Superintendencia con el IVM, pues sus competencias son muy limitadas y así se diseñaron en razón de la autonomía de la Caja. Pero me parece que va en beneficio de los pensionados y la misma institución, el poder contar con una supervisión especializada como es la Supén.

– Las operadoras de pensiones complementarias (OPC) invierten la mayoría del dinero de sus clientes en el Ministerio de Hacienda. En una situación económica complicada, como la actual, es un problema. ¿Cómo afrontarlo?

– El nivel de concentración que hay históricamente tiene que ver, también, con una realidad de nuestro mercado de capitales: ¿cuáles son las oportunidades en el mercado interno? Lo segundo es cómo las operadoras diversifican su portafolio de inversiones.

“En los 90, cuando estaba en banca, había mayor cantidad de emisores en bolsa y ahora tenemos menos. Entonces hay que empezar a diseñar oportunidades de inversión, para una mayor diversificación por industria, monedas y países.

“El fortalecimiento del segundo pilar se convierte en mucho más importante, en uno de los temas de mayor defensa, pues tendrá cada vez más relevancia como complemento de la pensión básica”.

– ¿Se debe idear formas de cotización no ligadas en exclusiva al salario?

– En este momento, con todas las adversas circunstancias por las que pasa el país, se abre la posibilidad de plantear una serie de temas, como el financiamiento hacia adelante la seguridad social. Cuánto debe estar recargado o no en la planilla, abordar esta discusión es inevitable.

Óscar Rodríguez

Óscar Rodríguez

Periodista de Economía. Máster en Periodismo Económico de la Universidad Rey Juan Carlos de España. Escribe sobre finanzas y macroeconomía. Ganador del premio Jorge Vargas Gené 2015 y Distinción del Mérito Periodístico 2011 de Canatur. Redactor del año La Nación en 2017.