Óscar Rodríguez. Hace 6 días
La variación en el precio del alquiler de una vivienda se desaceleró a partir de abril pasado, según el INEC. Foto: Albert Marín
La variación en el precio del alquiler de una vivienda se desaceleró a partir de abril pasado, según el INEC. Foto: Albert Marín

La crisis sanitaria provocó una desaceleración en el precio del alquiler de viviendas en el país, durante este año.

El costo del arrendamiento mensual de una casa registra, a partir de abril pasado, una menor variación y para a agosto anterior se ubicó en 0,99%, comparado con el mismo mes del 2019, según el índice de precios al consumidor (IPC), medido por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC).

Nelson Castillo, coordinador de la Unidad de Índices de Precios en el INEC, reveló que, en los últimos meses, prácticamente en ningún caso se presentó un incremento en el costo mensual de los contratos de alquiler de vivienda.

“En este servicio es poco frecuente ver que los precios de los contratos disminuyan, lo frecuente es que se incrementen. Pero a partir de la pandemia eso ha cambiado; sí hemos visto casos de contratos con disminuciones o que se mantienen sin cambio”, explicó Castillo.

La evolución histórica interanual en el precio del alquiler de vivienda evidencia que, entre enero del 2018 y abril del 2019, este rubro ya reportó una tendencia de desaceleración.

Sin embargo, desde mayo del año pasado comenzó un proceso de aceleración que se detuvo cuando comenzó la emergencia sanitaria, según los datos publicados por el INEC.

Castillo comentó que el freno en el precio del alquiler de vivienda se observa de una manera más contundente cuando se revisa la variación porcentual de un mes a otro.

La información de la entidad arroja que en junio, julio y agosto pasado, este servicio no experimentó ningún movimiento, pues su tasa de crecimiento intermensual fue del 0%.

“A partir de abril la variación mensual ha estado cercana a cero y ha sido más baja comparado con algunos meses del año 2019”, destacó el funcionario.

El coordinador detalló que en el resultado, mensual e interanual, se nota la ausencia de incrementos en los pagos por mes de los alquileres.

“Algunas personas nos han dicho que han negociado con el dueño de la vivienda porque se han visto afectados por pérdida de trabajo o reducción del salario. En la medición metodológica, estos casos no los comparamos (en el cálculo del indicador), pero cuando hay reducción de precio sí son tomados en cuenta en el IPC”, subrayó

Justin Stein, presidente de InmoInfo, empresa especializada en información inmobiliaria, comentó que en el mercado de apartamentos en torre sí reportan un golpe en ventas. Incluso la tasa de disponibilidad, es decir la desocupación, es del 14,7% del total viviendas listas para entregar.

“Estamos empezando a ver signos de presión a la baja en los precios de alquiler, pero aún no hay una caída generalizada, excepto en el mercado local comercial”, recalcó Stein.

En Costa Rica, hay 295.000 viviendas alquiladas, lo cual significa el 19% del 1,5 millones de casas registradas en la Encuesta Nacional de Hogares, 2019, elaborada por el INEC.

Un total de 948.770 personas residen en una vivienda rentada, según la medición más reciente efectuada por la institución.

Gasto relevante

El alquiler de vivienda es el segundo artículo más relevante, del total de 315, en el cálculo de la inflación efectuada cada mes.

Este elemento tiene un peso del 4,9% en el 100% del total de bienes y servicios medidos en el IPC. Tan solo superado por el automóvil cuya ponderación es del 5,1%, según la metodología de cálculo del INEC.

Precisamente es una de las razones que hace del arrendamiento, de un sitio para vivir, un artículo relevante dentro de la inflación.

Castillo especificó que en el alquiler de vivienda se mide la variación de la mensualidad pagada por una familia de una casa o un apartamento.

Para contar con una mejor noción de la evolución en todo el país, el INEC toma en cuenta diferentes características de la vivienda, ya sea si está en condominio, edificio o en un barrio.

Además de la ubicación del inmueble, se hace una medición tanto en diversos sectores del Gran Área Metropolitana (GAM), así como en las cabeceras de ciudades fuera del centro del país, como Liberia, Pérez Zeledón, Puntarenas, Ciudad Quesada, Guápiles o Limón.

“Los cambios de precios en el alquiler de vivienda se realizan una vez al año. Entonces la recolección de la información se hace cada tres meses en cada vivienda”, informó el especialista del INEC.

Para determinar la variación en el precio del alquiler de vivienda, el instituto toma como referencia 280 diferentes precios mensuales de arrendamientos.

Los contratos de alquiler de una vivienda tienen una vigencia de tres años.

En marzo del 2016, en el Congreso se aprobó una reforma legal la cual estableció que el incremento del costo del arrendamiento deber ser igual o menor a la inflación proyectada por el Banco Central de Costa Rica.