Marvin Barquero. 11 noviembre, 2019
El ahora expresidente de Uccaep, Gonzalo Delgado, aseguró que se respondió a todas las inquietudes de las cámaras empresariales y que aún así mantuvieron las críticas y luego se separaron. Foto: Rafael Pacheco
El ahora expresidente de Uccaep, Gonzalo Delgado, aseguró que se respondió a todas las inquietudes de las cámaras empresariales y que aún así mantuvieron las críticas y luego se separaron. Foto: Rafael Pacheco

Gonzalo Delgado, quien renunció a su puesto como presidente de la Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado (Uccaep), el 6 de noviembre pasado, en medio de la presión de varios sectores, advirtió de que no es de "golpear mesas”, durante un encuentro con la prensa que él convocó.

El ahora expresidente de la cúpula empresarial del país también insistió en la existencia de intereses de otro tipo detrás de su salida, más allá del bienestar de Uccaep, aunque prefirió no detallar de qué se trataba.

En este punto dijo que su posición se basa en que todo lo solicitado por los gremios se les respondió, pues bajo su presidencia se cumplieron los proyectos, y aún así mantenían su postura crítica, y finalmente se desafiliaron de la Unión.

Lo anterior, en referencia a las salidas de las cámaras de Comercio, la de Industrias y la de Bananeros.

Habló este lunes 11 de noviembre porque el miércoles pasado salió del país a cumplir un compromiso como panelista en Ecuador.

Al referirse a su estilo de dirigir, Delgado hizo una alusión directa al presidente de la Cámara de Industrias de Costa Rica (CICR), Enrique Egloff. “No soy de golpear mesas; hay otros estilos con los cuales se pueden lograr acuerdos y consensos”, advirtió para luego señalar cómo participó en el proceso, por ejemplo, para que se aprobara la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas.

Al respecto, Egloff se preguntó: “¿quien dice que hay que golpear mesas?”. “Yo dije que hay que ser firme. Hoy el país necesita un sector empresarial más firme, más beligerante; no es golpear, es presentar las cosas con firmeza, con el debido sustento”, añadió el representante del sector industrial.

Delgado repitió, en varias ocasiones, que las decisiones de la cúpula empresarial no son producto de la presidencia sino del Consejo Directivo, el cual está formado por 24 miembros y un fiscal.

En tanto, la Uccaep decidió, este lunes 11 de noviembre, que el próximo 27 de este mismo mes se elegirá al nuevo presidente de la agrupación. La decisión se comunicó en una asamblea general extraordinaria, convocada para nombrar al representante ante la Caja Costarricense de Seguro Social, posición que recayó en Bernal Aragón.

Contradicciones

El exjerarca denunció que algunos de los sectores disconformes reclamaron por temas cuya conducción llevaban sus representantes en comisiones de la Uccaep, entre ellas el área de energía, a cargo de alguien enviado por la CICR. Cuestionó cómo se hacían reclamos por aspectos que representantes de sus propias cámaras estaban llevando.

La Uccaep nombra a representantes de diversos sectores privados para comisiones o juntas directivas de 58 instituciones del Estado. Así lo establecen leyes o decretos.

Las cámaras de Comercio de Costa Rica (CCCR), de Industrias de Costa Rica y Nacional de Bananeros, se desafiliaron de la Uccaep. La primera lo hizo la noche del 23 de octubre, la segunda en la mañana del 24 de ese mes y los bananeros se separaron el 29 de octubre pasado.

Luego de la fisura causada por la salida de esas agrupaciones, el 4 de noviembre pasado, la Junta Directiva de la Cámara Costarricense de la Construcción (CCC) solicitó la renuncia inmediata a Delgado.

Por separado, los gremios alegaron falta de liderazgo y de programas en la Unión como la base para tomar las decisiones.

Este lunes 11 de noviembre, Delgado señaló que otras dos cámaras le señalaron la posibilidad de pedir su renuncia tras la acción de la CCC. Por eso y porque, según dijo, el nuevo plan estratégico de la organización ya estaba en ruta, fue que decidió renunciar a su puesto el pasado miércoles 6 de noviembre .

Racalcó una amplia participación de los empresarios no solo en el tema de la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas sino también en temas legales laborales, en un momento de dificultades del país, así como con documentos de propuestas en diversas áreas.

“Él tiene su opinión, nosotros la nuestra; el sector empresarial está esperando acciones, no más pasividad, ante la necesidad de presentar posiciones firmes y contundentes”, declaró Egloff.

El presidente de los industriales aclaró, de nuevo, que no se trata de un asunto personal, sino de estrategia y de fortalecer y mejorar la gobernanza.