Marvin Barquero. 17 diciembre, 2020
El sector exportador considera que hay muchas posibilidades de mejora en la logística para vender en el exterior, como, por ejemplo, una reducción de las tarifas en la Terminal de Contenedores de Moín. Foto: Cortesía Presidencia
El sector exportador considera que hay muchas posibilidades de mejora en la logística para vender en el exterior, como, por ejemplo, una reducción de las tarifas en la Terminal de Contenedores de Moín. Foto: Cortesía Presidencia

Los exportadores insistieron, este jueves 17 de diciembre, en la necesidad de reactivar el proceso para la integración de Costa Rica al grupo denominado Alianza del Pacífico (AP), conformado por México, Colombia, Perú y Chile.

Aparte de los beneficios propios del grupo, una adhesión a la AP facilitaría el aumento del comercio con países asiáticos, con alto poder adquisitivo, por ejemplo Japón, explicó la Cámara de Exportadores de Costa Rica (Cadexco), al ofrecer su balance anual del 2020.

El gremio también llamó la atención, de manera específica, acerca de la caída de las exportaciones a América Central, el segundo mercado en relevancia para los productos de Costa Rica.

Según Cadexco, esta situación con el Istmo no es solo consecuencia de la pandemia por covid-19, pues sostuvo que ya se venía presentando desde el primer trimestre de este año.

En el acumulado a octubre pasado, el valor de las exportaciones de Costa Rica a América Central acumuló una caída de casi el 6% con respecto a los primeros 10 meses del 2019.

Las ventas pasaron de $2.032 millones en el 2019 a $1.913 millones en este 2020, según el portal estadístico de la Promotora del Comercio Exterior (Procomer).

En general, la cámara consideró que la pandemia se estaría usando como “cortina de humo” para achacarle todos los problemas, mientras los temas estructurales se mantienen desde hace mucho tiempo.

Según señaló la presidenta de Cadexco, Laura Bonilla, dos de esos problemas estructurales son la política cambiaria del país, así como el entrabamiento en el registro de agroquímicos nuevos, un asunto que lleva más de 12 años de discusión.

Bonilla agregó que para el 2021 pretenden colaborar para lograr un aumento en el ingreso de inversiones a las zonas ubicadas fuera de la Gran Área Metropolitana (GAM), pues sostuvo que es una tarea que aún está pendiente.

En el congelador

Una eventual adhesión de Costa Rica a la AP se encuentra en el congelador desde la llegada al poder de la administración de Luis Guillermo Solís, en el 2014. El actual gobierno encabezado por Carlos Alvarado, también dejó ese proceso fuera de sus prioridades.

El 10 de febrero del 2014, la entonces presidenta de la República, Laura Chinchilla, firmó una carta de intenciones con la Alianza del Pacífico para iniciar un proceso de adhesión de Costa Rica.

La Alianza procura ampliar el libre comercio entre sus miembros, así como explotar terceros mercados, como Asia-Pacífico, en conjunto.

Dentro de sus reglas de ingreso se encuentra la condición de que el país interesado tenga Tratados de Libre Comercio (TLC) bilaterales firmados con sus miembros.

Costa Rica cumplía con esa condición desde el 2014, pero el requisito de renegociar esos TLC para mejorar el acceso mercados cimentó una fuerte discusión interna, con cuestionamientos especialmente del sector agropecuario.

El temor era sobre un eventual perjuicio que, eventualmente, causarían las importaciones desde los países miembros de la AP.

Hasta ahora, el Gobierno no ha dado señales de ni siquiera revisar la opción de reactivar esa negociación, pese al pedido de sectores como Cadexco.