Marvin Barquero. 9 noviembre, 2019
El mayor ahorro se obtiene con la digitalización de las denominadas notas técnicas o permisos. En todo el trámite para exportar o importar se deben tener documentos de 16 instituciones, lo cual ahora se puede lograr de manera electrónica, las 24 horas y los 365 días del año. Foto: Graciela Solís
El mayor ahorro se obtiene con la digitalización de las denominadas notas técnicas o permisos. En todo el trámite para exportar o importar se deben tener documentos de 16 instituciones, lo cual ahora se puede lograr de manera electrónica, las 24 horas y los 365 días del año. Foto: Graciela Solís

Los exportadores e importadores costarricenses se ahorraron ¢955 millones, entre enero y agosto, mediante la simplificación de trámites consecuencia de la puesta en vigencia de la Ventanilla Única de Comercio Exterior (VUCE, 2.0), de acuerdo con un estudio contratado por la Promotora del Comercio Exterior (Procomer).

La VUCE reúne en un solo lugar gestiones de 16 instituciones públicas y 143 procesos, recordó Marvin Salas, director de la VUCE de Procomer.

La ventanilla recibe solicitudes de exportación e importación las 24 horas, los 365 días del año, con lo cual representa grandes ventajas para el comercio exterior de Costa Rica.

Laura Bonillla, presidenta de la Cámara de Exportadores de Costa Rica (Cadexco), resaltó la importancia de iniciativas para facilitar el comercio exterior, pero recordó que el programa necesita ajustes.

Uno de ellos es que una de las notas técnicas se tiene que aprobar de manera manual, lo que mantiene atrasos en el proceso.

“Vemos con positivismo el esfuerzo que están realizado las autoridades competentes a fin de facilitar y ampliar la cobertura de la automatización de los procesos en el comercio exterior de nuestro país”, declaró Bonilla.

El Estudio de Impacto del Sistema VUCE 2.0 fue contratado por Procomer a un consultor externo y se realizó con la aplicación de una metodología desarrollada por la Universidad de Georgia Tech.

El trabajo realiza una aproximación de los costos en los cuales incurrirían los importadores y exportadores si realizaran los trámites mediante el viejo sistema que obligaba a ir a cada una de las 16 instituciones a obtener documentos y permisos necesarios para concretar la entrada o salida de productos, explicaron Salas y Daniel Lanier , coordinador de proyecto de VUCE 2.0.

A partir de esa estimación, se determina cuánto sería el ahorro potencial y cuánto efectivamente se economizó en los primeros ocho meses del 2019.

Según Salas, se calcula en unos 400.000 la cantidad de trámites anuales que se realizan en el comercio exterior de Costa Rica. De ellos, alrededor del 60% está totalmente en VUCE actualmente.

Procomer espera que al 2021 todos las gestiones estén totalmente digitalizadas.

Con tales cifras, los cálculos del estudio indican que entre enero y agosto de ese año los exportadores se ahorraron ¢835,5 millones en el área de notas técnicas (permisos que son requisitos para exportar o importar), ¢75,6 millones en el Registro Único de Exportadores (RUE) y otros ¢43,6 millones en el trámite del Documento Único Aduanero (DUA).

La investigación también detalló el potencial de ahorro que se obtendría si todos los trámites ya estuvieron digitalizados en la VUCE. De acuerdo con esas estimaciones, el ahorro anual sería de ¢3.663 millones en notas técnicas, de ¢56 millones en el RUE y de ¢98,9 millones en el DUA al año. Esto se lograría al 2021 con la digitalización de todos los procesos.

Conexión

La VUCE 2.0 viene con el agregado de que ya se conectó al Sistema Nacional de Pagos Electrónicos (Sinpe), con lo cual los exportadores e importadores pueden realizar sus pagos de manera electrónica y, con el uso de la firma digital, lo cual facilita aún más los procesos, afirmaron Salas y Sosa.

Antes de esa conexión, las empresas debían tener un ejecutivo cancelando y, en algunas ocasiones, un mensajero que iba a los bancos a hacer los trámites.

Aparte de este vínculo, la VUCE está conectada con las instituciones que deben emitir los permisos y autorizaciones para el comercio exterior.

Así, el empresario ingresa al sistema y realiza la solicitud de aval para exportar o para importar, la cual de inmediato se replica en las entidades que para cada caso deben aprobar permisos.

El sistema hace que cada entidad valide o no la solicitud prácticamente de manera inmediata, con lo cual no se deben hacer visitas a cada emisor de permisos.

Una vez validada la solicitud, se transmite también a la Dirección General de Aduanas del Ministerio de Hacienda para su debida ubicación, pues se registra de inmediato en el sistema Tecnología de Información para el Control Aduanero (TICA).

Otro de los ahorros es que el sistema está disponible las 24 horas y los 365 días del año, pues se trata de validaciones electrónicas ya establecidas en el sistema.

Los costos de la mensajería y de la papelería también se ahorran la realizar todos los trámites electrónicamente.

“Los exportadores que utilizamos este sistema hemos tenido un ahorro; además, estamos presentando reducción en el tiempo de los trámites, por lo que ha contribuido al mejoramiento de nuestra logística y, sin duda propicia un mejor escenario para competir en los mercados internacionales”, reconoció Bonilla en una respuesta por escrito.

Por su lado, Jason Chaves, asesor en Comercio Exterior de la Cámara de Industrias de Costa Rica (CICR), tras resaltar el impacto positivo de la VUCE, afirmó que el gran reto es lograr lo más pronto posible la digitalización de todos los procesos e integrar a todas las instituciones públicas.

“Sin duda, hay un antes y un después desde que se implementó la ventanilla única; los resultados son muy positivos”, enfatizó Chaves.