La meta del país es aprobar un plan de trabajo conjunto, en la próxima reunión ministerial que se celebrará en Buenos Aires, Argentina, en el mes de diciembre

Por: Esteban Ramírez 2 noviembre, 2017

Buenos Aires, Argentina. Costa Rica, junto a un grupo de nueve países, intentará imprimirle un fuerte impulso a una agenda de trabajo para el desarrollo del comercio electrónico como parte de los temas que se discutirán en la próxima Conferencia Ministerial de la Organización Mundial del Comercio (OMC), que tendrá lugar en Buenos Aires, Argentina, en diciembre.

El grupo Amigos del Comercio Electrónico para el Desarrollo, liderado por Costa Rica, lo componen también Argentina, Chile, Colombia, Kenya, México, Nigeria, Pakistán, Sri Lanka y Uruguay.

La expectativa de la agrupación es construir un plan de trabajo conjunto en el seno de la OMC, para garantizar, entre otras cosas, que el intercambio de bienes y servicios por medio de plataformas digitales se haga en un entorno de mayor certeza.

La OMC entiende el comercio electrónico como la transferencia digital de mercancías o servicios a través de las fronteras ya sea entre empresas, unidades familiares, particulares, gobiernos, así como organizaciones públicas o privadas.
La OMC entiende el comercio electrónico como la transferencia digital de mercancías o servicios a través de las fronteras ya sea entre empresas, unidades familiares, particulares, gobiernos, así como organizaciones públicas o privadas.

El ministro de Comercio Exterior de Costa Rica, Alexánder Mora, explicó que uno de los problemas que existe actualmente es la incertidumbre que implica la denominada “moratoria sobre el comercio electrónico”, una decisión adoptada por los países miembros de la OMC en la cual estos se inhiben de imponer derechos de aduanas adicionales a los bienes y servicios que se transan por medios digitales.

Esta moratoria, adoptada desde la conferencia ministerial de 1998, se ha prorrogando en varias ocasiones, pero el riesgo de introducir barreras fiscales al comercio electrónico (e-commerce) permanece latente y cada cierto tiempo resurge como “rehén” de algunos países, en la negociación de otros temas comerciales, manifestó Mora.

“Nosotros hemos venido planteando, cada año, que esto atenta contra la seguridad jurídica, atenta contra la lógica de crear condiciones estables y predecibles para los negocios, sube el riesgo de los negocios y se convierte en un inhibidor del desarrollo del comercio electrónico”, agregó el funcionario.

La Undécima Conferencia Ministerial de la Organización tendrá lugar del 10 al 13 de diciembre de 2017 y será presidida por la exministra de Relaciones Exteriores de Argentina, Susana Malcorra.

La Conferencia es un foro al que asisten los ministros de comercio y otros altos funcionarios de los 164 miembros de la OMC; es un órgano para la toma de decisiones de alto nivel que se reúne, como mínimo, cada dos años.

Pese a que aspectos como los subisdios a la agricultura, y la pesca suelen ser los protagonistas de este tipo de reuniones, para esta ocasión se pretende abrir espacios para discutir sobre temas de la llamada nueva agenda, como e-commerce, mipymes y género.

“Estamos convencidos de que e-commerce es un elemento fundamental de lo que va a ser el comercio del siglo 21, así como tenemos una apuesta grande hecha por todo lo que sea micro, pequeña y medianas empresas, es decir, son dos elementos que nos parecen son estructurantes del comercio del siglo 21, pero aparte son los que pueden hacer de multiplicación, y pueden hacer que caiga en cascada el beneficio del comercio, a lugares que hasta ahora no se accedía”, expresó Malcorra durante una conferencia de prensa, este jueves 2 de noviembre.

Discusión dispersa.

La OMC entiende el comercio electrónico como la transferencia digital de mercancías o servicios a través de las fronteras ya sea entre empresas, unidades familiares, particulares, gobiernos, así como organizaciones públicas o privadas.

Otro de los desafíos que reta la construcción de un acuerdo multilateral en materia de comercio electrónico es que su discusión se encuentra dispersa entre cuatro consejos distintos de la OMC: el de Servicios, el de Comercio de Mercancías, el de Derechos de Propiedad Intelectual, y el de Comercio y Desarrollo.

“Hay un mandato sobre el e-commerce que viene del año 98, lamentablemente ese mandato no es un mandato para e-commerce sino es para el impacto que tiene en ciertos aspectos del comercio, entonces no tiene una visión abarcativa, transversal y, sobre todo, no incorpora la enorme riqueza que el e-commerce ha traído al mundo en los últimos 20 años”, indicó la excanciller argentina.

Ella agregó que existía un visión muy fuerte en la OMC de no avanzar en este tema hasta tanto se resolvieran algunos temas pendientes de la Ronda de Doha, pero recordó que semanas atrás, durante una reunión informal entre ministerios en Marrakech, surgió la posibilidad de instaurar un grupo que se encargara específicamente de gestionar la discusión sobre comercio electrónico.

“Yo tengo un grado de expectativa positiva bastante alto de que se pueda lograr (en la reunión de Buenos Aires)”, resaltó Malcorra.

Por su parte, el ministro costarricense destacó que en estos momentos se trabaja en una propuesta de agenda de desarrollo de comercio electrónico, pero existen otros países como Japón que también tiene sus propios planes.

“Ahora estamos en un proceso de procurar alinear esas propuestas y construir un solo documento que eventualmente se presente a la reunión de ministros con la idea de que esto se convierta en un párrafo de declaración”, expresó Mora, quien reconoció que esto último es una aspiración bastante ambiciosa.